viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ AÑO




Desde este humilde blog del regalo, que empezó como una prueba tecnológica insalvable, como una prueba de gente desocupada hecha por gentecilla demasiado atareada, que empezó en realidad como un regalo... aunque estaba muy alto el listón puesto por otros en cada uno de sus rincones, a lo que estas tres almas aspiraban fue superado con creces.
Y desde este rincón que empezó en una triste taberna por una apuesta a tres, (y eso que aún no corría el alcohol por nuestras venas) barajando nombres con los que invitar a nuestra segunda casa a gente que quisiera visitarnos y regalarnos su presencia, esos tres personajes con corazones maduros pero rebosantes de alegría por vivir, decidieron darle forma a esa descabellada idea del blog a tres.Pues desde este rincón, queremos desear desde estas últimas horas del 2010 a todos nuestros seguidores y al fin y al cabo amigos: "Que lo vivido y lo soñado coincidan este nuevo año para cada uno de todos los que compartimos este blog,que todo lo soñado y deseado sea vivido este año nuevo.Que todos los anhelos sean alcanzados, que el 2011 sea un año que solo traiga magia y que esa magia sea ... todo lo que nuestra alma pueda pedir"

Por supuesto, también deseamos que sean infieles, que se busquen amantes y que su piel brille por el sexo que practiquen, jejejejeje, eso sí: fotos no... y nieguenlo siempre jejejejeje-
BESOS DESDE ESTE RINCÓN.VOSOTROS SOIS NUESTRO MEJOR REGALO.

martes, 28 de diciembre de 2010

La Soledad

Estoy un poco harta del monton de gente que nos juntamos estas Navidades, cenas, comidas, reuniones, besos, abrazos, y un largo etc que me tiene un poco agobiada, y me ha puesto a pensar si no tuviera todo eso..............
He llegado a la conclusión que no me gustaría, nunca me ha gustado estar sola, no me gusta ir de compras sola, comer sola, dormir sola en casa, no, no y no, por eso pienso en esa gente que pase la Navidad en su casita, cenando sola, el dia de Navidad, comiéndose las uvas el dia de Año Nuevo, siento una gran tristeza.
También pienso en es@s soldad@s fuera de su tierra, lejos de sus familias, me han dicho que detrás de esa alegría desbordante que aparece en televisión todos brindando y festejando se esconde otra vez esa tristeza que aparece por estas fechas especialmente.
Me gusta mucho la Navidad, siempre tengo ese momento mágico en que la siento dentro, esa felicidad momentanea que te hace agradecer todo lo que tienes, y deseo que ninguno lleguemos a tener esa soledad forzada y triste.

jueves, 23 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD a todos!!!!!!

Para nosotr@s, que somos felices, que lo intentamos, que nos miramos al espejo, sin guiños en los ojos, sin complacencia, que nos damos con generosidad, que extendemos la mano en la distancia, que cerramos el puño a los silencios...

Para nosotr@s, vulnerables, (re)conocidos gota a gota, mano a mano, pie tras pie, y todos los traspiés, obstáculos, muros, abismos, enredaderas que ponen a prueba la resistencia de una sonrisa.

Por nosotr@s,
regalo,
milagro,
palabra y caricia.

Feliz Navidad ( gracias Andréa... muak )

sábado, 18 de diciembre de 2010

El viaje al amor

”Sólo existe una emoción tan aleatoria como el mundo que nos rodea;
tan imprevisible y azarosa como el nacimiento;
tan cambiante como nuestra fisiología molecular;
tan irreprimible como las fuerzas básicas de la naturaleza;
tan emblemática del sentimiento de victoria como la música del aria de Puccini Nessun dorma;
tan responsable de abismos sentimentales como el rostro de un hijo que descubre el asesinato vil y gratuito de su madre. Una emoción desconcertante hecha a nuestra medida que tiene además, el efecto insospechado de colmar con su aliento todo el vacío uniendo, como dos moléculas de agua al helarse, a dos seres hasta entonces solitarios.

Los físicos lo llaman una transición de fase: una reordenación abrupta y espectacular de la materia. Para el común de los mortales es la emoción básica y universal del AMOR.”

Eduardo Punset

lunes, 13 de diciembre de 2010

DESILUSIONES


Los reyes magos... la primera desilusión que tenemos las mujeres, la segunda los príncipes azules y después viene ya todo rodado.

Cuando descubres en tu santa inocencia que esos super señores con barba y camellos que van cargados de juguetes, aunque para ti no trajeran demasiados dado que estamos hablando de hace ya taitantos y en aquellos años tampoco había tanto juguete mega guay de ultima generación que no sabemos ni pronunciar, bueno el caso es.... que cuando descubres que esos santos hombres, porque para mí eran eso unos santos, quién sino te iba a traer en pleno invierno, con una temperatura bajo cero y de noche ¡¡¡regalos!!!!... santos sin duda, pues bien, cuando descubres que son TUS PADRES, quieres desmayarte, no por nada sino porque piensas el ridículo que has hecho creyéndote todas las mentiras que te contaban... eras tan feliz. Cada vez que me acuerdo, se me ponen los pelos de punta.
Esa es la primera desilusión y el amargo descubrimiento de la mentira. Después cuando ya sabes quienes son esos hombres de los camellos crees que ya sabes todo... ilusas, es sólo el comienzo de una desilusión detrás de otra.

Después vienen los príncipes azules. Nos ponen ciegas a películas de princesas y luego estamos atontadas pensando que el príncipe azul va a llamar a nuestra puerta y con un ramo de rosas rojas. Y el tío mas guapo del mundo nos va a subir a su cochazo de lujo y nos va a llevar a una isla privada, pero ni tú eres la Julia Roberts en pretty woman ni richard gere va a llamar a tu puerta. Pero que ilusas ¡¡¡señor¡¡¡.
Y toda la culpa es de la tele. Como he dicho antes, nos ponen ciegas a pelis de amor, tipo la pretty o la cenicienta o blancanieves o titanic. Pero a quién se le ocurre pensar que tu pareja si se hunde el barco te va a salvar la vida... el salvavidas se lo quedaría él y saldría corriendo antes de que tú te dieras cuenta. Ojo no estoy diciendo que no existan los príncipes azules, solo digo ¡¡¡¡¡ NO EXISTEN LOS PRÍNCIPES .... DA IGUAL EL COLOR!!!!.

Luego, te llega la desilusión del parto, joder, te venden la moto del parto maravilloso, de la cosa mas bonita del mundo, de yo qué sé cuantas cosas más. Madre mía, cómo pude ser algo maravilloso si lo único que piensas cuando pares es que te vas a morir y, después del parto... te lo pintan tan boniiito. Y resulta que cuando te dan esa cosita tan pequeña, arrugada y llorona, piensas: y ahora qué hago yo con esto???. Pues no haces nada, solo te vas a casa condolida porque te han dado puntos en tus partes más intimas, con las tetas a reventar y con una tripa que piensas que todavía tienes otro dentro. Pero no pasa nada, un hijo hace que tu pareja y tú os unáis más, y una mi.... un bebé siempre separa y mucho.

Que desilusiones mas grandes tenemos en la vida, con los hombres es lo más, porque con un hijo, al final ni te acuerdas de los dolores porque es tu hijo, lo matarías cuando están en plena pubertad, pero lo dejas porque es la vida.
Pero y los hombres... ese tema es largo y duro como la vida misma, te enamoras primera desilusión cuando te das cuenta que el tío que te hizo marearte de placer ahora es un señor que miras y piensas, qué hago yo con este, ¿antes era así?, pues sí era así, pero tú atontada, no lo veías, luego conoces otro y otro y otro más y al final es más de lo mismo, te casas y te buscas un amante... y crees que vas a ser la reina de los mares, la reina destronada porque al final tu amante (que tampoco era gran cosa) se busca una sirena de 20 años y te quedas sin trono, sin príncipe y sin "na de na".
Otras de las grandes desilusiones, son los amigos, o esos que creías amigos hasta que comprendes que solo son personas que han estado contigo cuando no las has necesitado pero que eran simplemente eso... personas que pasaron por tu vida.
Qué se le va hacer¡¡¡

Es la vida misma, la felicidad es el privilegio de ser bien engañado. Soñar no es gratis, lo que cuesta son grandes desilusiones, y lo que nos hace ser mas fuertes y mas listos son esas desilusiones que al final tanto nos enseñan.
La vida no merece la pena sin esas desilusiones, sin eso, al final no viviríamos la vida.

martes, 7 de diciembre de 2010

... CULOS

Se me ha ocurrido hablar de culos, porque creo es un tema interesante. La idea parte de el pasado fin de semana, cuando en el cumple de mi hijo, a una compañera de éste le dió por tocarme el culo. Su pasión durante dos laaaaargas horas fue el palpar, apretujar... y gritar "culo, culo, culo ...". ¡¡NIÑA NO ME TOQUES!!!!... NO DIGAS PALABROTAS!!! ... pero ni con esas. La cosa no pasa de ser una anecdota curiosa y graciosa. Pero me preguntaba el porqué de esa obsesión. Se lo confesé a su madre, y ésta me dijo: que ultimamente no puede evitarlo la niña y está obsesionada, poniéndola en ridículo, y que menos mal ese día no había estado presente.
Pues eso, que no pasaría de mera anecdota, de no ser porque la niña tenía siete u ocho años.
Luego meditando, me he dado cuenta que los culos dan mucho de sí (y no me refiero a lo anchos que pueden llegar a ser algunos), pues lo mismo que hay culos a los que te gustaría darles un bocado, hay hasta personas que nos parecen tontos del culo (quizá hasta ni sean, pero lo parecen, ahora: ¡¡¡pienso en mi jefe!!!).
Se puede hacer mención a ellos tambien metafóricamente: ¡¡¡Que le den por donde amargan los pepinos!!!.
También están los repipis, que acostumbran a decir: "... donde la espalda pierde su digno nombre", y yo digo: CULO, CULO, CULO... ¡¡ porqué va a ser indigna una palabra que poseemos en nuestro diccionario y puede llegar a ser tan bonito!!!!.
Esos repipis, lo llaman entre otros: trasero, cuando casi todo tiene culo: tomates, coches...
Un culo puede ser: inspirador, redondo, deforme, adorable, deseable, seductor, apetecible, indiferente, ... mundial:









también los hay que da gusto verlos, pues siempre llama la atención uno bien puesto, y ahí cada uno tenemos nuestros gustos, pues habra a quien le gusten respingones, planos, de rodada ancha (como dicen en mi pueblo), ...














pero ojo, que tambien los hay inmirables, tanto para hombres como para mujeres, como es el caso de el siguiente ejemplo: ¡¡¡gracias por colaborar!!!, pero tranquilidad, que ante el panorama ahora está depilado (aunque no ha cambiado mucho)




También los hay coronados por tatus muy de moda, y que de alguna manera hace interesante que las otras personas se interesen por el arte...
Sexualmente hablando, hay un dicho que dice: que dos culos que se han visto, en la distancia se hacen señas. Y es que se dicen tantas cosas de los culos.
Tengo que confesar que uno de los culos del post es mio, pero no os voy a decir cual, pues me da un poco de verguenza que veais el tipo de ropa interior que uso.

Lo que tengo claro es una cosa: hay tres cosas a las que los hombres generalmente dirigen la primera mirada. Dependerá del hombre y de lo que primero le atraiga de ella. Estas tres cosas son: el tan reiterado culo, los ojos, o los










Pero si de verdad os quereis hartar de ver culos... mejor donde trabaja un conocido. Me dice que ya no le llaman la atención, pues facilmente puede ver miles de ellos al día. Que incluso si quiere puede tocarlos... pero que no le gusta mucho, pues hay algunos muy sucios. Y es que para cada uno hay un modelo de culo, y culos para todos.
Confidencialmente me ha pasado una foto de sus culos laborales, y como no creo sea secreto profesional... os los muestro un poco mas abajo:









Pero vamos, que mucho culo, mucho culo, pero lo que deseamos tod@s siempre, es que se den la vuelta, no sea que nos llevemos una decepción, bien por lo de arriba o por lo de abajo... jejejejeje.

jueves, 2 de diciembre de 2010

LA FELICIDAD DE LA IGNORANCIA

SIMPLEMENTE, PORQUE ME HA GUSTADO:

http://ocnaranja.blogspot.com/2010/11/sobre-la-felicidad-de-la-ignorancia.html

"FELICIDAD DE LA IGNORANCIA


felices los ignorantes
porque jamás entenderán el olvido

amputado mi entendimiento
guardo costalados de penurias en mi silo

desbordada el alma mía
de candideces
de sueños malnacidos
de crueldad y desespero
no necesito para bien vivir
ni rezos ni malditas aureolas

y aun así
en la dimensión de lo imposible
mi mano se resiste al tajo
quiere dibujar un cielo de papel
y en el vientre un orgasmo

si...
la sabiduría invade a otros
les indica que una sombra
ante Sol se ha diluido
que su existir no valía la pena...

Ana lucía montoya rendón
noviembre 2010

Por Carlos LOPEZ DZUR
ANA LUCIA: Este poema, «Felicidad de la ignorancia», me parece un canto a la humildad debida ante el conocimiento, esa misma advertencia que explicó Nicolás de Cusa en su tratado La Docta Ignorancia y que Erasmo retomaría para el «Elogio de la locura». Quería, al leer tu poema, identificar quién es autor del epígrafe que utilizas: «... felices los ignorantes / porque jamás entenderán el olvido» (sic.), no citaste al autor. Mas no importa que no lo hayas puesto, pues hallo el poema coherente / consistentemente filosófico / colocado en el dilema de la situación del conocimiento y las actitudes intelectuales de hoy.

Mientras más se acumula nuestro saber / nuestros acervos de datos y ciencias / más «amputada» se siente la mente para dar respuesta a las muchas preguntas. Los misterios y las preguntas, los desafíos de lo por saber, son cada vez abrumadoramente mayores con respecto a nuestra aptitud para resolver y fijar verdades. La sabiduría «desde fuera» es algo que nos «invade» hasta obsesionarnos con «la dimensión de lo imposible», como dices en el poema.

si...
la sabiduría invade a otros
les indica...

Me gusta la frase «desbordada el alma mía»; me recordó el concepto griego, filosófico y mitológico del «ibris», desbordamiento y fuerza, capaz de destruir e «invadir». En tu texto, la profusión surgente del conocimiento tanto existencial, como intelectual, especialmente si llega de fuera, forjan lo mismo:

... sueños malnacidos
(de) crueldad y desespero

que candidez... Y la candidez, pese a todo, es más resistencia que indiferencia. Desde la candidez, hay por lo menos una calma cautelosa. En la desesperación, hay destrucción o tentativas temerarias. Es el por qué Nicolás de Cusa dice que hay una ignorancia que posiciona su mente infinita frente a las finitudes de los desesperados que están intelectualmente atraídos por conocer lo incomprensible. Nicolás de Cusa favorece el reconocimiento de una ignorancia instruida, docta, que no es transcendente, puesto que «la sabiduría no se infunde de fuera, sino que está dentro de uno mismo», dice. El hecho es que el cándido (o ignorante docto o instruído desde el interior) resiste la invasión, con los peligros, para no desbordarse. Es cauteloso ante «la dimensión de lo imposible»

y aun así
en la dimensión de lo imposible
mi mano se resiste al tajo...

¿Quién dice que «su existir no valía la pena» (sic) si no el presuntuoso cuyo ego absolutizador se da el derecho a querer figurar el mundo como una identidad de sí y por tanto, seudo-emúlo de Dios / o de cualquier creador y verdadero descubridor? Ese es el que anda siempre por la «dimensión de lo imposible», confundiendo imagen y semejanza con criterios estrechos de identidad egoica y verdad como coincidencia, ese el que quiere ver lo oculto cuando siquiera tiene ojos para ver lo manifestado. Ese es quien, por tan apresurado, camina antes de tener patas. Ese que mucho quiere entender, teminará siendo el nihilista, el que no cree en nada, desilusionado y lo destruye todo...

Y está esa mano, ese tajo... que traes a colación para ir deshilvanando la esencia del poema. El tono del poema lo da la frase «no necesito para bien vivir / ni rezos ni malditas aureolas». El hablante, tu voz lírica en el poema, es una muy segura de sí misma, en cuanto es feliz, cautelosa (resistente al tajo) y a las ínfulas trascendentes. La seguridad de esa voz nace del interior, de la inmanencia. La felicidad práctica del ignorante-instruído, que no se tortura ni hace que «olvide» su lugar real, se explica en términos cusianos por el hecho de que «la razón es la que debe determinar las cosas, el distinguir no es el Absoluto», pues, al llegar a la tarea del verdadero conocimiento hay que separarse de las características de las cosas externas y encontrar la esencia de las cosas en el interior.

Los invasores intelectuales, o seres externalistas y «trascedentes» (en el sentido que la religión y otros intelectuales «auroleados») practican sus juegos peligrosos a las identidades y se frustran. Por buscar mucha luz, se deslumbran, se ciegan y fácilmente darán por sombras diluídas sus avances ante la Luz del Conocimiento. Eso es falta de confianza y paciencia. Eso es poca fe en la experiencia que, después de todo, es la piedra sobre la cuales el verdadero conocimiento se funda antes de pasar al interior «para encontrar la cualidad o categoría esencial». Esos últimos matan su experiencia y su luz de un TAJO.

Pero la mano del hombre humilde, paciente, empírico, la del DOCTO IGNORANTE no es así. Esta mano resiste. La Mano es un símbolo maravilloso en la poesía mística y práctica, porque la MANO es aprendizaje de experiencias sensoriales, no sólo racionalizadora. Mano es acción y arte, manualidad; la mano es más cautelosa ante los «desbordes» del alma y el peligro de la «amputación». Esta «mano» de tu poema me sugiere, en sus resistencia cautelosa ante toda heridura / o tajo / un anhelo de Cielo / pero también de Vida / Disfrute (vientre / orgasmo).

mi mano se resiste al tajo
quiere dibujar un cielo de papel
y en el vientre un orgasmo

Creo que este poema es un comentario sobre el proceso cognitivo. Es como una protesta al intelectualismo lleno de vanidad. Y, como tú, Analucía, creo que se puede aspirar a dibujar ciertas verdades prácticas sobre cielos de mejor justicia y disfrutes terrenales / sexuales / subdivo / bajo el cielo. «Guardo costalados de penurias en mi silo», dices; yo, unos poquitos de penurias / humildades / ante las dimensiones de lo imposible por ahora...

Me llevo tu poema a Sequoyah, con tu permiso. Estoy preparando el número nuevo.

Un abrazo, Carlos"

lunes, 29 de noviembre de 2010

Esas señoras.................las putas.

Hace tiempo que quiero escribir sobre estas grandes señoras, las putas, en el sentido que todos nos imaginamos, esas señoras que se dedican a dar placer a los hombres por dinero, esas señoras tan desconocidas.
Tal vez os extrañe que las esté llamando señoras y la verdad, no siempre las he llamado así. Pero con la edad, las experiencias vividas y un cierto grado de ver las cosas no tan mal vistas como nos han inculcado en esta cultura nuestra española un pelín restrictiva... pues eso, que no las veo tan mal.
Vamos a ver………………un servicio a la sociedad nos están haciendo. Eso creo que todo el mundo lo ve claro. Que harían mis queridos solteros ya entrados en años y un tanto descuidados del pueblo sin esa pequeña alegría que les dan los jueves y los sábados (que cosas, tienen hasta sus días marcados); que harían mis queridos hombres casados, esos que sus mujeres no quieren practicar sexo con ellos nada mas que una vez al mes y fiestas de guardar; que haría el mundo de los negocios sin esos lugares de tantas luces, para cerrar grandes tratos que les darán grandes beneficios;y como serían las despedidas de soltero sin ese morbo y esas risas casi siempre sanas de sus participantes.
¡¡¡Claro!!! diréis que lo estoy viendo por la parte buena. Que esos lugares y esas “señoras”, casi siempre traen aparejadas otras cosas no tan buenas como son: la droga “algo muy mal visto por este blog”, las mafias, etc. etc., es verdad, todo eso es así y supongo que mas todavía. Pero yo no quiero hablar de eso. Quiero hablar de ellas en cuestión y, es que he tenido el placer de conocer a dos “putas” y la verdad que me han caído la mar de bien. Una de ellas disfruta con su trabajo, y lo entiendo,(a mi también me gusta el sexo, aunque tal vez no tanto), ella dice disfrutar con ello. Y la otra… buena persona aunque no lo parezca, jajjejjejejje, dice que le gusta el dinero que gana con ello.
Pues nada, cada persona tiene sus razones, y yo voto por ello, siempre que tu oficio no sea obligado. Pues eso, que !!!vivan las putasssssssssss¡¡¡, eso si, sin que mi pareja las visite, que aunque sería solo sexo, no me gustaría nada de nada , la naturaleza humana es así, lo mío es mío y mientras esté conmigo no será de nadie más (aunque sea un polvito con una puta que durará diez minutillos), que en eso es en lo que pensamos todas, jejejejjeje.

Otra idea de lo que es una “puta”:
Pues también podríamos decir que hay otras señoras que son putas (y sin cobrar). La verdad, conozco a unas cuantas: casadas, solteras, viudas, jovencitas y no tan jovencitas... Pero esa es otra cuestión. Hay mujeres (y hombres) a los que les gusta o necesitan mas el sexo y otras (u otros) no tanto. No importa la cantidad, sino la calidad, aunque hay personas que dan o reciben cantidad y calidad y eso no hay quien lo quite.
Creo que a todas las mujeres nos gustaría como dice el refrán: ser putas muy putas en la cama y señoras en nuestra casa y la calle.
No todas lo conseguimos pero seguimos esforzándos. También creo, que eso es lo que gusta a la inmensa mayoría de los hombres (un amigo me dijo una vez, que el que tiene eso en casa, tiene un tesoro).

El gran poeta Joaquín Sabina, tiene una canción preciosa sobre este tema, disfrutarla.

domingo, 21 de noviembre de 2010

AMOR Y DESEO, DESEO Y AMOR



Llevo dándole vueltas a un tema hace tiempo y no logro establecer la diferencia, pues siempre que lo intento acabo uniendo las dos cosas.
Hay algunas diferencias, es cierto, pero muy leves.
Una sería que el deseo puede existir sin amor, mientras que el amor siempre lleva implícito el deseo. Se puede desear a alguien pero no amarla, lo que no se puede hacer es amar a alguien y no desearla, no cabe decir que en todo momento me estoy refiriendo al amor pasional.Por amor hacemos locuras, tal como..... ¿casarnos?, pero por deseo ¿haríamos las mismas locuras que por amor?.Por amor recorreríamos medio mundo por ver a la persona de nuestros sueños, pero vuelvo a dudar es por amor o es por deseo por el deseo de tener a esa persona con nosotros de besarla de poseerla.
Y por deseo ¿recorreríamos medio mundo? solo por deseo creo que no,que si no es por amor no iríamos a ningún sitio, por deseo como mucho a 100km y ya es mucho, porque tu meta final es el sexo, te apetece estar con esa persona pero por puro placer, no porque haya amor, el amor ya vendrá por sí solo si viene , pero siempre después del deseo.

Con todo esto que he escrito sigo sin aclararme y sigo mas liada que antes, creo que la conclusión que saco es que el amor va unido al deseo pero el deseo no va unido al amor y creo que primero se desea y después se puede llegar a amar.
Hay gente que opina que puedes sentir amor pero no desear nada en absoluto a tu pareja, e incluso hay gente que dice que cuando ha amado intensamente no ha sentido demasiado deseo carnal. En fin, que hay para todo.

Deseo: “Enemigo de la realidad, prescindible en el matrimonio, imprescindible en la pasión, mal consejero, buena bebida, mejor secreto y clandestino, insoportable fingido, más presente en las pajas que en las putas, patria del poeta y del pintor, maldición del casto, pecado inconfesable de la monja, enemigo del silicio, río de la sangre, hotel dulce hotel”
Tan sabio siempre SABINA.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Bruce Springsteen & Sting - The River (Live)

Vengo de la parte baja del valle,
donde, cuando eres joven
te enseñan a hacer las cosas
de la misma forma q las hacia tu padre
María y yo nos conocimos en el instituto
cuando ella tan solo tenía 17
escapamos de este valle
hacia donde los campos eran verdes.

Solíamos ir al rio
y en el rio nos sumergíamos
solíamos dejarnos llevar
por su corriente.

Pasó el tiempo,
y María quedó embarazada
y para mi 19 cumpleaños,
me regalaron un contrato de trabajo y un traje de boda.
Fuimos al juzgado,
y el juez hizo el resto.
Sin sonrisas de día de boda,
sin paseo hacia el altar,
ni flores ni traje de novia.

Tengo un trabajo en la construcción
para la compañía Johnston
pero últimamente dicen que la cosa está mal
debido a la economía y todo eso.
Ahora, todas aquellas cosas
que antes eran importantes para mí
parecen desvanecerse en el aire
Yo actuo como si no recordara nada del pasado,
y María como si no le importara.
Pero aún recuerdo aquellas escapadas que
haciamos en el coche de mi hermano
Si. Recuerdo su bronceado y húmedo cuerpo
yacer a mi lado, tumbados por las noches
a la orilla del lago.
Solía tumbarme cerca de ella,
para oirla respirar a mi lado.

Todos esos recuerdos
vuelven a mi persiguiéndome
como una maldición
Es un sueño, una mentira
si no se hace realidad.
O es algo peor lo que me envía hacia el río.
"LA VIDA NOS CAMBIA A TODOS, NUESTROS SUEÑOS Y RECUERDOS SIEMPRE QUEDAN EN EL RIO"

domingo, 14 de noviembre de 2010

Tener miedo

CONVERSACION A TRES.
Cuando somos pequeños tenemos miedo, de muchas cosas, sobre todo de monstruos, del coco (que al fin y al cabo sería un monstruo digo yo),¿tu no tenías miedo del coco? de que no vengan los reyes magos (los benditos reyes magos), y un sin fin de cosas que te enseñan a conocer ese amigo de por vida que se llama miedo.
Cuando crecemos un poquito (hasta los 20 mas o menos) empieza otra clase de fundado o infundado miedo, porque lo arrastramos de cuando éramos pequeños, miedo a no aprobar, a decepcionar a tus padres, a hablar con el chico que te gusta, a pasar a un bar cuando hay mucha gente, a ponerte una minifalda (aun sabiendo que vas muy bien), etc, etc., claro tu como eres mas abierta que yo, no tenías esos miedos, pero yo sí y todavía tengo.
Y en la edad adulta, ahí, ahí, ahí, es cuando empieza el verdader miedo, cuando te metes en la jungla social, cuando te tienes que enfrentar al mundo, no sé si te suena de algo, pero es una palabra real y es "competir". Entonces es cuando todo consiste simple y llanamente en competir con la vida. NO DEBERIAMOS TENER MIEDO, pues no señor, no señor, también tenemos miedo,y muuuuuuucho. Pero es que constantemente hay que "demostrar" cuanto vales, cuanto vales en el trabajo (o en como conseguir trabajo), cuanto vales en el amor (o en conseguir el amor), cuanto vales como amigo, cuanto vales como vecino, cuanto vales como padre o madre, cuanto vales para tener dinero, cuanto vales , bla, bla, bla, bla, lo siento............ pero lo odio. Odio tener que demostrar lo que vales en todo, esa competición me molesta y he decidido.......... no demostrar nada y ya está.

PUES DIGO YO, QUE SI TU HAS LLEGADO A ESA CONCLUSIÓN , ¿POR QUÉ NO LA LLEVAS A CABO?
Yo creo que....
En este mundo en el que por suerte o por desgracia nos ha tocado vivir, todo es imagen, con lo cual los miedos nos vienen porque no estamos acordes con la imagen que queremos dar y nuestra imagen real.
Nos falta personalidad para no tener miedo, venimos de una generación en la que todo te lo censuraban y cohartaban eso quita mucha personalidad y da muchos miedos, miedos que con el paso del tiempo superas o no, eso ya depede de tí, de la vida que quieres tener y llevar, de si esos miedos quieres transmitirlos a tus hijos, porque ellos tambien los ven y si ven que su imagen a seguir se caga la pata abajo cada vez que tiene que ir a una entrevista o tiene que pedir permiso para hacer algo, ese ejemplo que les damos es una bomba, ellos crecerán con ese miedo igual que nosotros.
Otra cosa es la competición las ambiciones de cada uno, yo creo que ser ambicioso no está mal, significa ser luchador y una persona luchadora no tiene miedo, y si lo tiene se lo aguanta y sigue luchando por lo que ella piensa que merece la pena luchar.
En esta vida no se puede tener miedo , esta vida hay que vivirla y hacer que lo vivido y lo soñado coincidan en ella.

Pues yo diría: ¿TENER MIEDO?
Muchas veces tenemos miedo...
Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer.
Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos.
Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas.
Decimos que no... cuando en realidad deseamos decir que sí.
Nos callamos cuando queremos gritar y... gritamos con todos, cuando deberíamos cerrar la boca.

¿Porqué? ... Después de todo sólo vivimos una vez.
No hay tiempo de tener miedo.

Entonces basta.
Haz algo que nunca hiciste. Atrévete. Olvídate que te están mirando. Intenta la jugada imposible. Corre el riesgo.
No te preocupes por ser aceptado. No te conformes con ser uno más.
Nadie te ata. Nadie te obliga.

Sé tú mismo.
No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar.
Muchas veces creemos en el destino.
Rezamos, esperamos que las cosas pasen ,olvidando lo más importante: ¡Creer en nosotros mismos!
Nos conformamos en vez de arriesgarnos, sin pensar que cada día que pasa nunca volverá.

Nada está escrito. Nada está hecho. Ni siquiera lo imposible. Todo depende de nuestra voluntad. De esa fuerza que nos sale de adentro. De decir "si puedo" a cada desafío.

Tenemos el poder. Cuando estamos decididos. Cuando estamos convencidos, cuando de verdad queremos algo, no hay obstáculo capaz de imponerse.
Si queremos podemos llegar alto, hacer lo que sea...

Tenemos 206 huesos y más de 700 músculos esperando.
Sólo falta tu decisión. Tus ganas de jugar como nunca.

Enfréntate a tu destino. No seas solo un espectador. Pide la pelota y créete su dueño. Exígete más y más. Vive sin domingos.

Corre cada día un poco más lejos. Salta cada día un poco más alto.
Conviértete en tu propio ídolo.
Súmate a dar la vuelta el marcador, cuando no esperes nada de los demás.

Están los que llevan amuletos, los que hacen promesas, los que imploran mirando al cielo, los que creen en supersticiones.
Y están los que siguen corriendo cuando le tiemblan las piernas.

Los que siguen jugando cuando se les acaba el aire.
Los que siguen luchando cuando todo parece perdido.
Como si cada vez fuera la última.
Convencidos que la vida misma es un desafío.

Sufren pero no se quejan.
Porque saben que el dolor pasa. El sudor se seca. El cansancio termina.
Pero hay algo que nunca desaparecerá, la satisfacción de haberlo logrado.

En sus cuerpos corre la misma sangre.
Lo que los hace diferentes es su espíritu.
La determinación de alcanzar la cima. Una cima a la que no se llega superando a los demás. Si no, superándose a uno mismo.

Falta tiempo para las personas con ganas de vivir, ¡falta tiempo para realizar tus sueños!... pero recuerda, éstos solo se realizarán si no sientes miedos.

sábado, 6 de noviembre de 2010

PASIÓN POR VIVIR... pecado imperdonable: ¡¡¡ NO VIVIR !!!

Como tantas veces... está demás introducción alguna:



y como tantas veces... que razón tiene.

PASIÓN POR VIVIR: Que frase mas bonita,"pasión por vivir", deberíamos tener esa frase como guía en nuestras vidas.
Deberíamos cada mañana al abrir los ojos (o bién sin abrirlos) decir esa frase. Pensar, que cada mañana empieza un nuevo día para ser vivido con la misma pasión como si fuese el último día de nuestra existencia.
En nuestras vidas monótonas no solemos poner pasión por vivir. No dejamos que sea apasionante cada cosa que nos sucede... (que siempre es por algo)y sin embargo, suelen resultar insípidas y sin sentido.
Todos los día pensamos en cosas que deberíamos hacer, pero que nunca nos dá tiempo o... lo que es peor, no nos atrevemos a hacerlas.

viernes, 29 de octubre de 2010

Nuestra vida



En el caminar de nuestra vida,vamos cambiando según vivencias que nos moldean y maduran... todos ascendemos como subiendo peldaños.
En esa ascensión, en la que cada uno va a "su marcha", subes o deseas subir con todo "tu mundo", las personas que son importantes para cada cual... (novi@, espos@, amig@, etc) de las que vas cogidos de la mano. Imagina... que subes una escalera. Imagina ahora, que uno de los dos cambia de escalón, por ejemplo tu mism@.

Mientras estáis en el mismo peldaño todo es perfecto, cómodo, porque estás a la misma altura, porque no hay nada forzado. Pero de pronto, tú subes un escalón y la otra persona no. Esa persona prefiere mantenerse donde estaba inicialmente. No hay problema, todavía es fácil estar cogidos de las manos.

Pero tú subes un escalón mas, y esa persona se niega a hacerlo. Ya las manos empiezan a estirarse y no es tan cómodo como al principio. Subes un escalón mas y… el tirón es fuerte. Ya no todo es comodidad. Empiezas a sentir que te frena en tu avance. Pero quieres que esa persona suba contigo para no perderla.

Cada persona "caminamos" a nuestro ritmo, y desafortunadamente para la otra persona no ha llegado el momento de avanzar, así que se mantiene en su posición inicial. Subes un escalón mas, y ahí si que es muy difícil mantenerte unido. Te duele y mucho. Luchas entre tu deseo de que esa persona suba para no perderla…. Pero no puedes ni quieres bajar tú mismo de nivel. (En éste punto de madurez, es cuando eres consciente, de que paso que has dado por voluntad propia hacia adelante, no debe ser desandado por imposición del otro).

En un nuevo movimiento hacia arriba, viene lo inevitable y… se sueltan las manos. Puedes quedarte ahí y llorar. Patalear tratando de convencerle de que te siga y te acompañe. Puedes incluso ir contra todo tu ser y tu mism@ bajar de nivel con tal de no perderle. Pero después de esa ruptura en el lazo… ya nada es igual, así que por mas doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer mas que seguir avanzando y esperar que algún día, volváis a estar al mismo nivel.

Con esta metáfora tan escueta se resume el proceso de cuando inicias tu camino de crecimiento interior. En ese "camimar", puedes perder muchas cosas: pareja, amigos, trabajos, pertenencias, todo lo que ya no coincide física o psíquicamente con quien “te estas convirtiendo”, simplemente hay cosas que no “caben” en el nivel al que estas accediendo.

Puedes pelearte con la vida entera, negar la evidencia, pero el proceso es así. El crecimiento personal es eso: personal, individual, y no en grupo. Tu deseo es, que los que están a “tu lado” sigan contigo, pero…
Puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho más que tú, pero es importante que seas consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.

Llega un momento, en la escalera de cada uno hacia esa madurez, en que puedes quedarte sol@ un tiempo y … duele. Claro que duele, y mucho. Pero luego, conforme vas avanzando, te vas encontrando en esos peldaños con personas mucho mas afines a tí. Personas que gracias a su propio proceso, están en el mismo escalón que tú y que si tu sigues avanzando, y ellos también, van a ir coincidiendo contigo en la vida en éstas fases.

En esos niveles de avance ya no hay dolor, ni apego, ni sufrimiento. Hay amor, comprensión, respeto absoluto...

Asi es nuestra vida amig@s. Una infinita subida escalonada, también con rellanos, pero donde estarás en cada momento y tendrás mas afinidad con las personas con las que vayas coincidiendo en el mismo nivel que tú y si alguien cambia… las relaciones pueden variar. Los que sigan próximos, pero en diferente peldaño, estarán en otra sintonía.

A todos nos ha costado a veces soltarnos. Algún familiar, amigos, etc. y seguía mirando para atrás, esperando... Y el milagro apareció, unas veces con el cambio de escalón del otro… otras no de esa manera. Apareció bajo otros nombres, otros cuerpos, otras cosas. Se pierde a alguien, pero se gana a otros. Dejas un trabajo y ahora tengo otro y con oportunidades de tener mas de lo que soñé alguna vez. Te deshaces del coche que… y ahora tienes el coche que querías. Pierdes a una pareja al/ala que seguro amabas o al menos lo creías así, para darte cuenta… que ahora tienes en este momento de la vida, lo que ni siquiera podías soñar hace unos cuantos años.

Cada pérdida, cada cosa que sale… es porque así tiene que ser. Déjales ir y prepárate para lo que llega a tu vida. Sigue avanzando y confía, porque la escalera es mágica. Simplemente… revisa tu vida y lo comprobarás por ti mism@.

¿¿¿Verdad que hoy en día, puedes entender por qué nos encontramos con diferentes personas a lo largo de la vida y por qué otras se quedan atrás???.

lunes, 18 de octubre de 2010

CONVIVENCIA y DESEO SON... INCOMPATIBLES




Los estudiosos e investigadores han comprobado, desde la psicología a la fisiología, desde la sociología a la medicina, que la convivencia es uno de los factores más trascendentes, no sólo para el bienestar y la felicidad, sino para el sostenimiento de la salud total. Los enfoques psicosomáticos y holísticos, no tienen sobre esto, ninguna duda

Demasiado aburrido y yo tengo muchas dudas.
No voy a analizar la convivencia como tal, pues no pongo en duda todos esos análisis, psicológicos y psico no se qué, que dicen... que la convivencia nos hace mas felices, voy a ir por otros derroteros, me refiero a la convivencia y el sexo.

La convivencia es capaz de arruinar el deseo sexual de cualquier pareja.
La convivencia, no siempre, es radicalmente incompatible con el deseo sexual. Cuando pasas muchos años con la misma persona descubres tal y como es realmente, descubres la forma mas primitiva que tiene de hacer las cosas.

Cuando estamos en fase enamoramiento, no hay defectos posibles en esa persona que te tiene trastornada, no ves mas allá de el. Todo, todo, gira a su alrededor, no tiene defectos, todo son virtudes, todo es deseo... cada uno se va a su casa, esa es la cuestión.
Cuando estás enamorada, pero no convives, estás deseando convivir, cuando convives estás deseando salir corriendo, necesitamos nuestro espacio, que nos lo ha robado ese tio que hace ya muchos años conociste de buen rollito.
Al principio, cuando empiezas la convivencia y ves que ronca, no le dás importancia, piensas... está costipado pobrecito ya se le pasará. Error, cada vez ronca mas y piensas... lo estrangulo y si eso que me lleven a la carcel.
Luego viene el simple hecho de ir a hacer pis. Al principio cuando empiezas ellos van y suben las dos tapas de la taza y apuntan bien para que nada se salga fuera, luego terminan se la guardan y se lavan las manos, que tio mas limpio, ahhhh pero luego viene el olvido, se les olvida bajar la tapa y tirar de la cadena y despues descubres con el paso de los años que ya no apunta bien y vas tu y lo limpias o meas haciendo equilibrios y lo más trágico es cuando en mitad de la acción va y se tira un pedo, acompañado de alguna frase graciosa como ¡¡ toma yá !! despues se la guarda y se limpia las manos en el pantalón y te dice... "churri un beso que me voy a currar". En ese momento trágico... tienes que dejar esa relación ya no puedes salvarla, todo lo que llegue despues será peor.



La convivencia es la muerte del deseo pero con cada nueva relación pensamos que será difente y noooo, la historia se repetira una y mil veces.
Hasta que creemos encontrar al hombre de nuestra vida, porque un reloj biológico nos dice que queremos un bebé y vas y te quedas embarazada y parimos un bebé precioso o no tan precioso y nos metemos en un mundo de lloros, pañales, cremas, biberones etc... sin contar las otras cremas para las estrias para la celulitis para esos kilos que se te han quedado alrededor de tu cintura para toda la vida, y la única explicación que tienes cuando ves a tus amigas solteras delgadísimas, es decirles que te has puesto botox alrededor de la cintura, porque en los labios no te apetecía.
Y con ese ir y venir de pañales y cremas y todo lo demás el deseo se quedó ya no sabes dónde.

Pero es lo que hay, tu te adaptas a una forma de vida. Con los años te acostumbras y piensas: joer, dónde voy yo ahora a buscar a otro que al final va a ser peor que este, total a este ya lo conozco.

Toda mujer debería tener un marido en casa y dos amantes, uno cerca y otro lejos, al final al que más de menos echaría sería al que más lejos estuviera.

Este post lo he escrito en femenino, pero... igualmete podría valer para masculino, o qué os pensabais, ¿que nosotras no tenemos nuestras cositas ???????.

jueves, 14 de octubre de 2010

FELICIDADES CHILE.

Desde el REGALO DE TU PRESENCIA, queremos felicitar a todos los chilenos por ese rescate tan extraordinario.Despues de tantos y tantos días de oscuridad al final vino la luz.Felicidades.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Amarse demasiado

Autor: Jorge Bucay

“Algunas personas “aman demasiado”, a veces hasta tal punto, que dan todo quedándose con una amarga sensación de vacío.
La pareja vendría a llenar ese agujero que tales personas sienten, pasando a ser imprescindibles. Con la presencia de ellos desaparecería la sensación de vacío, reemplazándose por una ilusión de completud.

En estas parejas suele pasar que se borran las diferencias entre ambos, mimetizándose, comenzando a establecerse un vínculo donde cada uno tendría que colmar todas las necesidades y deseos del otro.

El riesgo es que el otro se vuelva tan importante que no se pueda “vivir sin él o ella”, o mejor dicho, que su ausencia (aunque sea temporal) produzca mucha angustia y sensación de abandono. Es común ver que en estas relaciones hay cierta dependencia, necesitando añadir várias cosas para disimular la distancia, por ejemplo: llamarse varias veces al día, hacerse regalos (cartas, caramelos, detalles), hacer las mismas actividades, ¿compartir todo? o ¿imposibilidad de despegarse?

Esto que parece normal en una primera etapa del enamoramiento, puede volverse un problema en otros momentos de la relación.
Pues con frecuencia aparecen los controles, las demandas excesivas de atención, los celos desmesurados, se cierra el círculo de amigos porque “como se aman deben” estar siempre juntos… Cada vez el vínculo se hace más simbiótico y la menor señal de autonomía se vivencia como una herida profunda y/o como un acto de desamor. Con el tiempo uno de los dos se convierte en el dador y el otro en el receptor; la pareja se torna despareja. En consecuencia, ambos se pierden la posibilidad de pedir, de extrañarse, se ser distintos, de ser uno mismo y de estar uno con el otro pero de verdad.
Me refiero a esto de “quisiera o me gustaría ir al cine contigo”, “tengo ganas de llamarte” y no “es obvio que al cine vamos juntos”, “es rutina que a tal hora nos llamemos por teléfono”. La mayoría de las veces estas órdenes no son verbalizadas pero implícitamente están, por eso que mencioné antes, si a uno de los dos se le ocurre ir solo al cine con amigos se interpreta como que algo anda mal en la pareja, dando lugar a peleas, confusiones y demás menesteres.
En estas relaciones se pierde esto de ser dos individualidades compartiendo un mismo rumbo, se confunden, se fusionan y actúan como si fueran uno solo.”

Quisiera añadir además del texto, unas frases que resumen todo lo anterior:

“Yo soy yo.
Tú eres tú.
Yo no estoy en este mundo para llenar todas tus expectativas.
Y sé que tú no estás en este mundo para llenar todas las mías.
Por que yo soy yo y tú, eres tú.
Y cuando tú y yo nos encontramos es hermoso;
y cuando encontrándonos, no nos encontramos… no hay nada que hacer”

( parafraseando a P. Fritz )


viernes, 8 de octubre de 2010

LOS BESOS


Hay tantas cosas que hablar de los besos que la verdad no sé por donde empezar.
Un beso te puede subir al cielo, sentir que vuelas, que no hay momento mejor, que la vida tiene sentido, que todo es maraviloso, y todo esto solo por un solo beso, claro que me estoy refiriendo a un beso de amor, creo que todo el mundo me ha entendido, jeje,jeje, (la boca, según la teoría freudiana, es el primer lugar donde se asienta el deseo sexual).
Empezando por el principio de la vida, los besos maternales son maravillosos, quien no recuerda el calorcito de mamá dando un beso, claro cuando eramos muy pequeñitos, ya que luego, no sé porqué, la mayor parte de las madres pierden esa costumbre de besarnos tanto. Yo creo que la pierden porque nosotros entramos en esa etapa tan delicada de la adolescencia en que lo último que queremos es que mamá (la enemiga) nos bese, jejejje.
Quien no recuerda esos sonoros besos de los abuelos, siempre teníamos prisa por escapar de sus brazos... y ahora te das cuenta de lo que te querían ¿verdad?
El beso es sentimiento. Es la forma más clara de expresar cariño, sentimientos, emociones y pasiones.

Hay muchas maneras de besar. Desde las treinta que describe el camasutra (beso palpitante; beso que enciende el amor; beso de recuerdo de la pasión; beso que despierta…, habrá que estudiarlas todas), hasta el tierno beso a tus hijos; los mencionados besos de abuel@; besos en la mejilla; besos chocando mejillas (en Lima-Perú se besa en la mejilla una sola vez como saludo chocando ambas y con la pelvis lo más despegada de la persona a la que se besa... "No vaya a ser que quiera algo", dicen, jejejeje; besos de esquimal, etc.

Y como nó, un acto tan tan... expresivo, no podía haber dejado de ser plasmado en infinitas ocasiones para la eternidad y... haber sido inspiración para obras de arte inmortales. Todos conocemos fotos de besos, pinturas (por cierto, el icono de éste blog es un beso), los envidiables y eternos besos de cine...

Todos hemos besado... y cuantos de esos besos se han olvidado ¿verdad?, pero quien no ha robado alguna vez un beso, quien no ha sido sorprendido con ese regalo. Esos momentos en concreto, son los que no se han olvidado. Y que decir de todos esos besos que se dan con la mirada.

No encuentro por ahí estadísticas al respecto, pero apuesto a que el porcentaje de las personas que una vez en cama han pensado dulcemente en algún beso dado (o soñado) es del 100%. No puedo ni imaginarme, que en la mas absoluta de las intimidades (esos repasos que tu mente dá en la obscuridad) no se haya dibujado jamás un beso.


El beso es algo tan simple y a la vez tan complicado que por eso es tan maravilloso. Me encanta besar. No hay nada tan especial como un beso sincero. ¡¡¡Muak!!!

¿Qué puede haber mejor que un beso?

Cuentalé a "el regalo de tu presencia" tu mejor beso, un beso raro, un beso precioso, el mundo de los besos es maravilloso y oculto.................

viernes, 1 de octubre de 2010

LA SEDUCCIÓN

A estas horas debería estar escribiendo una carta. Una carta de amor. Una de esas cartas que cuando las lees puedes pensar:
Que cursilada, vaya novelón, jajajajajajaj…;
Este niño de catorce años está muy muy muy pillado, pero ya se dará con la realidad de bruces;
!!!Uhffff ¡¡¡ el que ha escrito esta carta debe de estar enamorado, que tío, con los tiempos que corren;
Vaya, que inocencia, que pena… aun hay gente que cree en el amor, pobre infeliz;
Esto solo puede ser obra de algún inmaduro. Con un hervor…;
Etc.

Pero no la estoy escribiendo, porque simplemente no quiero pensar o porque simplemente no me apetece. No me apetece ponerme a trenzar palabras. A pensar en como corresponder a unas líneas de tanta altura. Supongo que me siento un poco “Guiomar” cuando tenía que responder a “su” Antonio. Éste la encumbraba en una nube con cuatro palabras… y ella intentaba corresponder con otras letras. No llegaba a levantar el vuelo (eso, seguro venía después a escondidas). Lo importante para Guiomar, era responder con otra carta buscando ser contestada y así… poder seguir en su nube.

Sencillamente estoy hablando de seducción.

Estoy hablando del arte de amar tangiblemente. Estoy describiendo como se puede hacer, para que dos desconocidos en cuestión de no se sabe cuanto, puedan llegar a fundirse.

Hay infinidad de mechas con las que prender. La mas usual y efectiva es la mirada (si esa mirada está aliñada con unos ojos bonitos los efectos pueden llegar a ser más inmediatos y fructíferos). Saber mirar y entablar con el otro ese diálogo silencioso. Nos ahorraremos muchas palabras, pero habremos dicho demasiado. Esa mirada debe ser con confianza en si mismo. Con conocimiento de sí, y de esa manera poder saber que parte de nosotros hay que “vender”. Esas miradas, harán que todo gire demasiado deprisa. Tras esa introducción, el olfato será decisivo.
Pero, ya sabemos que cada persona es un mundo y hay que afinar. Dar justo la dosis que se necesita de esos diálogos en silencio. Mirar y traspasar. Leer en su interior y…cuando el corazón empiece a latir de tal manera que crees que vas a golpear al otro… y se te ponga el bello de punta…veas su desnudez, y las miradas aguantan… entonces solo deseas seguir “comiéndote” al otro unos segundos más.
Hay que afinar en éste juego/arte de seducción.

Otra forma de seducción es la palabra. El decir lo seductoramente correcto en el momento idóneo junto al oído que “escucha” .

Otra forma de seducir es a través del gusto. Sí , me refiero a sentar frente a tí al otro delante de un plato con una apetecible comida. Es seductor (y sexualmente explícito) como se puede traducir la forma de comer del otro. Otro arte. Mas delicado… pero otro arte.

De éstas dos formas anteriores, es de donde viene el dicho: al hombre se le enamora por el estómago y a la mujer por el oído. Pero no es en ese sentido al que me refería.

La eterna pregunta es: Quien seduce antes, los hombres o las mujeres.
Por abrumadora mayoría se dice que las mujeres. Pero yo creo que las mujeres lo que tienen mas fácil es “ligar”, ya me entendéis. Pienso que en éste arte, lo tiene mas fácil… el artista (no importa el género).

Y como todo lo anterior, muchas reflexiones más sobre la seducción, que por no extenderme, por discreción y porque no debo rebelar, dejo en el tintero.
Porque todo lo dicho anteriormente: me lo ha contado un amigo que antes se dedicaba a esos menesteres (por altruista y generoso según me cuenta) y que a día de hoy, dice estar retirado de ese mundanal arte. Pero que digo yo… que porqué no me enseña si tan amigo dice ser.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

viernes, 24 de septiembre de 2010

El Caballero Sir Galahad

Es una laaaarga historia pero merece la pena leerla.

Esta historia nos lleva a la época del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda, tiempo de hechicería y castillos de puentes levadizos, tiempo de intrigas y batallas heroicas, tiempo de dragones mágicos que arrojan fuego por la boca y de paladines de honor y valor ilimitados.
El rey Arturo había enfermado. En tan solo dos semanas su debilidad lo había postrado en su cama y ya casi no comía. Todos los médicos de la corte fueron llamados para curar al monarca pero nadie había podido diagnosticar su mal. Pese a todos los cuidados, el buen rey empeoraba.
Una mañana, mientras los sirvientes aireaban la habitación donde el rey yacía dormido, uno de ellos le dijo a otro con tristeza:
—Morirá…
En el cuarto estaba Sir Galahad, el más heroico y apuesto de los caballeros de la mesa redonda y el compañero de las grandes lides de Arturo.
Galahad escuchó el comentario del sirviente y se puso de pie como un rayo, tomó al sirviente de las ropas y le gritó:
—Jamás vuelvas a repetir esa palabra, ¿entiendes? El rey vivirá, el rey se recuperará…. Solo necesitamos encontrar al médico que conozca su mal, ¿oíste?
El sirviente, temblando, se animó a contestar:
—Lo que pasa, Sir, es que Arturo no está enfermo, está embrujado.
Eran épocas donde la magia era tan lógica y natural como la ley de gravedad.
—¿Por qué dices eso, maldición! —preguntó Galahad.
—Tengo muchos años, mi señor, y he visto decenas de hombres y mujeres en esta situación, solamente uno de ellos ha sobrevivido.
—Eso quiere decir que existe una posibilidad… Dime cómo lo hizo ése, el que escapó de la muerte.
—Se trata de conseguir un brujo más poderoso que el que realizó el conjuro; si eso no se hace, el hechizado muere.
—Debe haber en el reino un hechicero poderoso —dijo Galahad—, pero si no está en el reino lo iré a buscar del otro lado del mar y lo traeré.
—Que yo sepa hay solamente dos personas tan poderosas como para curar a Arturo, Sir Galahad; uno es Merlín, que aún en el caso de que se enterara tardaría dos semanas en venir y no creo que nuestro rey pueda soportar tanto.
—¿Y la otra?
El viejo sirviente bajó la cabeza moviéndola de un lado a otro negativamente.
—La otra es la bruja de la montaña… Pero aun cuando alguien fuera suficientemente valiente para ir a buscarla, lo cual dudo, ella jamás vendría a curar al rey que la expulsó del palacio hace tantos años.
La fama de la bruja era realmente siniestra. Se sabía que era capaz de transformar en su esclavo al más bravo guerrero con solo mirarlo a los ojos; se decía que con solo tocarla se le helaba a uno la sangre en las venas; se contaba que hervía a la gente en aceite para comerse su corazón.
Pero Arturo era el mejor amigo que Galahad tenía en su vida, había batallado a su lado cientos de veces, había escuchado sus penas más banales y las más profundas. No había riesgo que él no corriera por salvar a su soberano, a su amigo y a la mejor persona que había conocido.

Galahad calzó su armadura y montando su caballo se dirigió a la montaña Negra donde estaba la cueva de la bruja.
Apenas cruzó el río, notó que el cielo empezaba a oscurecerse. Nubes opacas y densas perecían ancladas al pie de la montaña. Al llegar a la cueva, la noche parecía haber caído en pleno día.
Galahad desmontó y caminó hacia el agujero en la piedra. Verdaderamente, el frío sobrenatural que salía de la gruta y el olor fétido que emanaba del interior lo obligaron a replantear su empresa, pero el caballero resistió y siguió avanzando por el piso encharcado y el lúgubre túnel. De vez en cuando, el aleteo de un murciélago lo llevaba a cubrirse instintivamente la cara.
A quince minutos de marcha, el túnel se abría en una enorme caverna impregnada de un olor acre y de una luz amarillenta generada por cientos de velas encendidas. En el centro, revolviendo una olla humeante, estaba la bruja.
Era una típica bruja de cuento, tal y como se la había descripto su abuela en aquellas historias de terror que le contaba en su infancia para dormir y que lo desvelaban fantaseando la lucha contra el mal que emprendería cuando tuviera edad para ser caballero de la corte.
Allí estaba, encorvada, vestida de negro, con las manos alargadas y huesudas terminadas en larguísimas uñas que parecían garras, los ojos pequeños, la nariz ganchuda, el mentón prominente y la actitud que encarnaba el espanto.
Apenas Galahad entró, sin siquiera mirarlo la bruja le gritó:
—¡Vete antes de que te convierta en un sapo o en algo peor!
—Es que he venido a buscarte —dijo Galahad—, necesito ayuda para mi amigo que está muy enfermo.
—Je… je… je… —rió la bruja—. El rey está embrujado y a pesar de que no he sido yo quien ha hecho el conjuro, nada hay que puedas hacer para evitar su muerte.
—Pero tú… tú eres más poderosa que quien hizo el conjuro. Tú podrías salvarlo —argumentó Galahad.
—¿Por qué haría yo tal cosa? —preguntó la bruja recordando con resentimiento el desprecio del rey.
—Por lo que pidas —dijo Galahad—, me ocuparé personalmente de que se te pague el precio que exijas.
La bruja miró al caballero. Era ciertamente extraño tener a semejante personaje en su cueva pidiéndole ayuda. Aun a la luz de las velas Galahad era increíblemente apuesto, lo cual sumado a su porte lo convertía en una imagen de la gallardía y la belleza.
La bruja lo miró de reojo y anunció:
—El precio es este: si curo al rey y solamente si lo curo….
—Lo que pidas… —dijo Galahad.
—¡Quiero que te cases conmigo!
Galahad se estremeció. No concebía pasar el resto de sus días conviviendo con la bruja, y sin embargo, era la vida de Arturo. Cuántas veces su amigo había salvado la suya durante una batalla. Le debía no una, sino cien vidas… Además, el reino necesitaba de Arturo.
—Sea —dijo el caballero—, si curas a Arturo te desposaré, te doy mi palabra. Pero por favor, apúrate, temo llegar al castillo y que sea tarde para salvarlo.
En silencio, la bruja tomó una maleta, puso unos cuantos polvos y brebajes en su interior, recogió una bolsa de cuero llena de extraños ingredientes y se dirigió al exterior, seguida por Galahad.
Al llegar afuera, Sir Galahad trajo su caballo y con el cuidado con que se trata a una reina ayudó a la bruja a montar en la grupa. Montó a su vez y empezó a galopar hacia el castillo real.

Una vez en el castillo, gritó al guardia para que bajara el puente, y éste con reticencia lo hizo.
Franqueado por la gente de aquella fotrtaleza que murmuraba sin poder creer lo que veía o se apartaba para no cruzar su mirada con la horrible mujer, Galahad llegó a la puerta de acceso a las habitaciones reales.
Con la mano impidió que la bruja se bajara por sus propios medios y se apuró a darle el brazo para ayudarla. Ella se sorprendió y lo miró casi con sarcasmo.
—Si es que vas a ser mi esposa —le dijo— es bueno que seas tratada como tal.
Apoyada en el brazo de él, la bruja entró en la recámara real. El rey había empeorado desde la partida de Galahad; ya no despertaba ni se alimentaba.
Galahad mandó a todos a abandonar la habitación. El médico personal del rey pidió permanecer y Galahad consintió.
La bruja se acercó al cuerpo de Arturo, lo olió, dijo algunas palabras extrañas y luego preparó un brebaje de un desagradable color verde que mezcló con un junco. Cuando intentó darle a beber el líquido al enfermo, el médico le tomó la mano con dureza.
—No —dijo—. Yo soy el médico y no confío en brujerías. Fuera de…
Y seguramente habría continuado diciendo “…de este castillo”, pero no llegó a hacerlo; Galahad estaba a su lado con la espada cerca del cuello del médico y la mirada furiosa.
—No toques a esta mujer —dijo Galahad—; y el que se va eres tú… ¡Ahora! —gritó.
El médico huyó asustado. La bruja acercó la botella a los labios del rey y dejó caer el contenido en su boca.
—¿Y ahora? —preguntó Galahad.
—Ahora hay que esperar —dijo la bruja.
Ya en la noche, Galahad se quitó la capa y armó con ella un pequeño lecho a los pies de la cama del rey. Él se quedaría en la puerta de acceso cuidando de ambos.
A la mañana siguiente, por primera vez en muchos días, el rey despertó.
—¡Comida! —gritó— Quiero comer…Tengo mucha hambre.
—Buenos días majestad —saludó Galahad con una sonrisa, mientras hacía sonar la campanilla para llamar a la servidumbre.
—Mi querido amigo —dijo el rey—, siento tanta hambre como si no hubiese comido en semanas.
—No comiste en semanas —le confirmó Galahad.
En eso, a los pies de su cama apareció la imagen de la bruja mirándolo con una mueca que seguramente reemplazaba en ese rostro a la sonrisa. Arturo creyó que era una alucinación. Cerró los ojos y se los refregó hasta comprobar que, en efecto, la bruja estaba allí, en su propio cuarto.
—Te he dicho cientos de veces que no quería verte cerca de palacio. ¡Fuera de aquí! —ordenó el rey.
—Perdón majestad —dijo Galahad—, debes saber que si la echas me estás echando también a mí. Es tu privilegio echarnos a ambos, pero si se va ella me voy yo.
—¿Te has vuelto loco? —preguntó Arturo— ¿Adónde irías tú con este monstruo infame?
—Cuidado alteza, estás hablando de mi futura esposa.
—¿Qué? ¿Tu futura esposa? Yo he querido presentarte a las jóvenes casaderas de las mejores familias del reino, a las princesas más codiciadas de la región, a las mujeres más hermosas del mundo, y las has rechazado a todas. ¿Cómo vas ahora a casarte con ella?
La bruja se arregló burlonamente el pelo y dijo:
—Es el precio que ha pagado para que yo te cure.
—¡No! —gritó el rey— Me opongo. No permitiré esta locura. Prefiero morir.
—Está hecho, majestad —dijo Galahad.
—Te prohibo que te cases con ella —ordenó Arturo.
—Majestad —contestó Galahad—, existe solo una cosa en el mundo más importante para mí que una orden tuya, y es mi palabra. Yo hice un juramento y me propongo cumplirlo. Si tú te murieses mañana, habría dos eventos en un mismo día.
El rey comprendió que no podía hacer nada para proteger a su amigo de su juramento.
—Nunca podré pagar tu sacrificio por mí, Galahad, eres más noble aún de lo que siempre supe. —El rey se acercó a Galahad y lo abrazó—. Dime aunque sea qué puedo hacer por ti.
A la mañana siguiente, a pedido del caballero, en la capilla del palacio el sacerdote casó a la pareja con la única presencia de su majestad el rey. Al final de la ceremonia, Arturo entregó a Sir Galahad su bendición y un pergamino en el que cedía a la pareja los terrenos del otro lado del río y la cabaña en lo alto del monte.
Cuando salieron de la capilla, la plaza central estaba inusualmente desierta; nadie quería festejar ni asistir a esa boda; los corrillos del pueblo hablaban de brujerías, de hechizos trasladados, de locura y de posesión…
Galahad condujo el carruaje por los ahora desiertos caminos en dirección al río y de allí por el camino alto hacia el monte.
Al llegar, bajó presuroso y tomando a su esposa amorosamente por la cintura la ayudó a bajar del carro. Le dijo que guardaría los caballos y la invitó a pasar a su nueva casa.
Galahad se demoró un poco más porque prefirió contemplar la puesta del sol hasta que la línea roja terminó de desaparecer en el horizonte. Entonces Sir Galahad tomó aire y entró.
El fuego del hogar estaba encendido y, frente a él, una figura desconocida estaba de pie, de espaldas a la puerta. Era la silueta de una mujer vestida en gasas blancas semitransparentes que dejaban adivinar las curvas de un cuerpo cuidado y atractivo.
Galahad miró a su alrededor buscando a la mujer que había entrado unos minutos antes, pero no la vio.
—¿Dónde está mi esposa? —preguntó.
La mujer giró y Galahad sintió su corazón casi salírsele del pecho. Era la más hermosa mujer que había visto jamás. Alta, de tez blanca, ojos claros, largos cabellos rubios y un rostro sensual y tierno a la vez. El caballero pensó que se habría enamorado de aquella mujer en otras circunstancias.
—¿Donde está mi esposa? —repitió, ahora un poco más enérgico.
La mujer se acercó un poco y en un susurro le dijo:
—Tu esposa, querido Galahad, soy yo.
—No me engañas, yo sé con quién me casé —dijo Galahad— y no se parece a ti en lo más mínimo.
—Has sido tan amable conmigo, querido Galahad, has sido cuidadoso y gentil conmigo aun cuando sentías que aborrecías mi aspecto, me has defendido y respetado tanto como nadie lo hizo nunca, que te creo merecedor de esta sorpresa… La mitad del tiempo que estemos juntos tendré este aspecto que ves, y la otra mitad del tiempo, el aspecto con el que me conociste… —la mujer hizo una pausa y cruzó su mirada con la de Sir Galahad—. Y como eres mi esposo, mi amado y maravilloso esposo, es tu privilegio tomar esta decisión: ¿Qué prefieres, esposo mío? ¿Quieres que sea ésta de día y la otra de noche o la otra de día y ésta de noche?
Dentro del caballero el tiempo se detuvo. Este regalo del cielo era más de lo que nunca había soñado. Él se había resignado a su destino por amor a su amigo Arturo y allí estaba ahora pudiendo elegir su futura vida. ¿Debía pedirle a su esposa que fuera la hermosa de día para pasearse ufanamente por el pueblo siendo la envidia de todos y padecer en silencio y soledad la angustia de sus noches con la bruja? ¿O más bien debía tolerar las burlas y desprecios de todos los que lo vieran del brazo con la bruja y consolarse sabiendo que cuando anocheciera tendría para él solo el placer celestial de la companía de esta hermosa mujer de la cual ya se había enamorado?
Sir Galahad, el noble Sir Galahad, pensó y pensó y pensó, hasta que levantó la cabeza y habló:
—Ya que eres mi esposa, mi amada y elegida esposa, te pido que seas… la que tú quieras ser en cada momento de cada día de nuestra vida juntos…

Cuenta la leyenda que cuando ella escuchó esto y se dio cuenta de que podía elegir por sí misma ser quien ella quisiera, decidió ser todo el tiempo la más hermosa de las mujeres.

Cuentan que desde entonces, cada vez que nos encontramos con alguien que, con el corazón entre las manos, nos autoriza a ser quienes somos, invariablemente nos transformamos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Patito feo o... mariposa

Que sensación tan mala, cuando te sientes como un patito féo... aunque te digan mariposa, ¿verdad?.
Si te sientes así a veces, ésta canción es para compartirla contigo. Va dedicada a tí.



Como ya ha salido por ahí en los comentarios, en otra ocasión tocaremos el tema de los complejos.

un saludo y no percibas en tí complejo alguno... SOL.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

¡¡¡ HAY QUE BUSCARSE UN AMANTE !!!!

Artículo buenísimo (al menos a mi me encanta) encontrando buceando por ahí en la red, que de una manera sencilla nos dice una vez más lo que todos ya sabemos, pero que nos gusta nos vuelvan a repetir.

BÚSCATE UN AMANTE
Autor: Jorge Bucay

Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro: "Depresión" y la infaltable receta del antidepresivo de turno. Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan: ES UN AMANTE.

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica! Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más. A las que deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es: "Lo que nos apasiona". Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby...

En fin, es "alguien" o "algo" que nos pone de "novio con la vida" y nos aparta del triste destino de durar. Y qué es durar? - Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol y de la lluvia.

Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana. Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se tú también un amante y una protagonista... de la vida.

Piensa que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie. Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto y sin dudar, búscate un amante...

La psicología después de estudiar mucho sobre el tema descubrió algo trascendental:

¡PARA ESTAR CONTENTO, ACTIVO, Y SENTIRSE FELIZ, HAY QUE ESTAR DE NOVIO CON LA VIDA!


Conclusión: ¡HAY QUE BUSCARSE UN AMANTE!... jajajajajaja, conclusión e ideas que por cierto, hace años que vengo divulgando y aconsejando a personas en las que de alguna manera, percibes la falta de "música" en su vida.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Tengo defectos.............


Una anciana señora china poseía dos grandes baldes, suspendidos en cada extremo de una vara, que ella cargaba en su espalda. Uno de los baldes estaba roto y el otro era perfecto.
Este último estaba siempre lleno de agua al fin de la larga caminata desde el torrente hasta la casa, en cuanto el roto llegaba medio vacio. Por largo tiempo esto fué así, con la señora que llegaba a la casa con solamente un balde y medio de agua.

Naturalmente el balde perfecto estaba muy orgulloso de su própio resultado y el pobre balde rajado tenia vergüenza de su defecto, de lograr hacer solo la mitad de aquello que deberia hacer.
Depues de dos años, reflexionando sobre su própia y amarga derrota por estar deteriorado, el balde hablo con la señora durante el camino:
-Tengo vergüenza de mi mismo, porque esta rotura que tengo me hace perder la mitad del agua durante el camino hasta tu casa.
La anciana sonrió:
-¿Has observado que lindas flores hay solamente en tu lado del camino?
Yo siempre supe de tu defecto y por esto plante semillas de flores en tu lado del camino. Y todos los dias, cuando regresabamos, tu las regabas. Durante dos años pude recojer aquellas bellisimas flores para adornar la mesa.
¡Si tu no fueras como eres, yo no habría tenido aquellas maravillas en mi casa!
Cada uno de nosotros tenemos algún defecto. Pero el defecto que cada uno de nosotros tiene, es el que hace que nuestra convivencia sea interesante y gratificante.

Es preciso aceptar a cada uno por lo que es ... Y descubrir lo que hay de bueno en él.
Por lo tanto, mi “defectuoso” amigo, ten un buen dia y recuerda de regar las flores de tu lado del camino.
Comenta este post con tus “defectuosos” amigos, sin olvidar que “defectuoso” también es quien lo ha escrito!!!

Este post lo que propone es un juego, al que vosotros debereis, siempre que querais, jugar.
El juego lo que propone es lo siguiente.
Cada uno deberá poner su o sus defectos, y despues cada uno de los que opinamos y posteamos, deberemos averiguar que flores son las que riega y mantienen con vida gracias a esos defectos.

"Los defectos, como las pajas, sobrenadan en la superficie; el que quiere encontrar perlas, debe sumergirse"

viernes, 10 de septiembre de 2010

FANTASÍAS SEXUALES


Muchos de los comentarios han desembocado en tocar un tema, como nó: sexual, pero estoy seguro de que a todos nos gusta y ... hace gracia, por ejemplo.

FANTASÍAS SEXUALES
Autor: desconocido

Una de las fantasías sexuales de muchas mujeres es hacer el amor de forma salvaje. Llegar a casa...que tu marido esté preparando la cena...(bueno, esto de por sí solo ya sería una fantasía) acercarte al él por detrás, arrancarle el delantal y hacerlo en la mesa de la cocina... ¿Pero os imagináis esto en la vida real? con las piernas colgando, clavándote un tenedor en la nuca, y desollándote el culo con el rallador del pan?..
Estas cosas nos pasan por intentar copiar lo que vemos en las películas, por ejemplo, la típica fantasía de mezclar sexo y comida, como en "Nueve semanas y media" con las fresas, el melocotón en almíbar... vamos a ver: ¿qué tiene de sexy hacer macedonia encima de tu pareja? porque el almíbar tiene una característica muy poco erótica, a los tres minutos se seca... y se queda como el Loctite. Claro!!! como en la película cortan.... pero a ti te toca irte a la ducha.. con la cabeza pegada a la de tu marido, con el culo en pompa y caminando hacia atrás...que parecemos dos siameses...

Otra fantasía muy típica es grabarse en video, me contó una amiga que daba mucho morbo. Así que lo probamos: es supererótico....hasta que te ves...tu marido te pone la cinta todo emocionado, y cuando ves dos cuerpos abrazados....¡¡gordos!!, dices:
Paco, te has equivocado de cinta, eso es un combate de sumo.
No cariño, somos nosotros, es que la cámara engorda.
¿Que engorda? ¿Y la mesilla de noche porqué no engorda?

Pero la muestra más clara de que las fantasías nunca deberían llevarse a cabo es cuando tu marido se empeña en hacer el amor en la bañera. Aquí la fantasía es conseguir hacerlo sin romperte nada. Para empezar...muy, pero que muy erótico.... no es. El se mete, y se queda encajado en la bañera, con las rodillas en las orejas, y el periscopio intentando asomarse. Y va el cachondo y te dice: ¡¡Venga, metete!!
Y claro, como él ha cogido el mejor sitio, a ti te toca poner el culo encima del tapón y que te dé el grifo en la nuca. Y entonces empieza a moverse todo apasionado. ¡Y se monta allí una marejada...! ¡Chaf, chaf...! Aquello parece "La Tormenta Perfecta"...

Lo malo es que el que está en la bañera no es George Clooney, es el capitán Pescanova.

Entonces te dice: Vamos a probar otra postura, ponte tú encima!

en ese momento se sale el tapón y el desagüe te hace ventosa... y piensas "este ha organizado un trío sin avisarme" Y cuando te das cuenta de que es el tapón le dices:
¡¡Que se sale el agua, que se sale el agua!!
Y él: No te muevas, busca el tapón...
Tú, tanteando, agarras lo primero que encuentras...
Y él grita: ¡¡Eso no es el tapónnn joderrr!!
¿no ves que hay dos?

En ese momento, ya solo se te ocurre una solución: Cariño, ¿por qué no nos vamos a la cama?... Pero a dormir ¿eh?

¡¡¡QUE AHORA SÍ QUE ESTOY AGOTADA!!!

sábado, 4 de septiembre de 2010

el dinero es un problema.............o no.

Quiero hablar del dinero, y seguro que me vais a decir que es un tema muy, muy muy aburrido, pues no, porque sinceramente creo que rige nuestras vidas en todos los sentidos, es tan importante que incluso al amor, esa palabra tan reverenciada en nuestro blog, puede interferir mucho, mucho.

Conozco personas de todo tipo, personas que gastan mucho, que no llegan a fin de mes, otras personas que no valoran el dinero, otras personas que no gastan porque les crea un sufrimiento infinito (digamosles "pezuñas"), personas que disfrutan muchisimo gastando su dinero y disfrutando de la vida, personas que disfrutan de la vida viendo como su cartilla va engordando (siiiiiiii, eso también es disfrutar de la vida, son diferentes formas de verlo).

Hasta que punto puede el dinero interferir en el amor, je, jej, jej,, ya me di cuenta desde muy pequeña lo claro que algunas personas tienen este tema, la clasica feilla, pelirroja, pecosa y menudita, con el comentario "yo si no me caso con un rico prefiero no casarme", creo que tendría yo unos 8 o 9 años, ya entonces pensé que era un comentario estúpido y que donde iba una chica tan "poco agraciada" con un rico, jejjejej, pues SI, se casó con un rico, con un chico riquíiiiiiiisimo, se casó ya pasada la treintena pero esa chica lo tuvo claro, muy claro, y la verdad que no dejo de sorprenderme, no lo claro que lo tenía esa chica, si no lo claro que lo tienen muchos hombres y mujeres, en lo referente al dinero, al amor por dinero, y saben conjugarlo tan bien, que lo consiguen.
Siempre he creido que en esa clase de relaciones el amor no existia, por lo menos en la parte que mira el dinero, pero ahora con la edad, he llegado a pensar que sí que existe, que es tal la conjugación de mente y economía, que simplemente en su corazón no podrían meter nada más que a personas con la cartilla muy muy pesada, así que simplemente han tenido que informar a su corazón que el respectivo andaba bien de suelto y el corazón, ale, a enamorarse, lo que siempre hemos dicho, hay muchas clases de amor..............
Yo por mi parte creo que no hubiera podido ser la pareja de una persona rica, no me gustan los convencionalismos y toda esa parafernalia que entraña estar en ese mundo de superficialidad y compostura, mi lema, ante todo naturalidad, frescura y disfrutar aunque sea con poco dinero, jejejje.
A un perro con dinero se le llama señor perro.
Del amor del dinero procede el trabajo en buscarlo y el perpetuo temor de perderlo, que como verdugo cruel hace carnicería del alma (Una frase de Fray Luis de Leon).

jueves, 2 de septiembre de 2010

DE AMOR Y AMORES III

DE AMOR Y AMORES II, acabose con ésta frase: “ estoy encantado con amar, amar y amar.
Os planteais la siguiente pregunta: ¿acaso se puede amar con esa intensidad, con esa dedicación a varias personas a la vez??, ¿las mariposas que revolotean en el estómago, son las mismas? … e infinitas mas(alguno lo ha planteado ya en algún comentario).

Enamorarse, estar enamorado y volverte a enamorar, es encontrarse en un estado psíquico... como diría, mejor sirva el ejemplo si nos referimos al estado físico (metafórico claro): sería como esa fina lluvia que te moja al caer. Pasa la nube. Pero viene otra y te vuelve a mojar… y así sucesivamente. Te encuentras con la primera nube y… te vuelve a mojar. Como el viento que sopla y se siente al pasar…

Si ya para la mayoría es imposible considerar que el amor pueda persistir en el tiempo, y que sólo algunos locos pueden creer en ello, de loquísimos es pensar, que esos síntomas se enfoquen hacia varias personas (dos, tres… por ejemplo) hablando del amor pasional. Y es que, en cuestión de amores todo vale, todo caso puede llegar a darse, si a los amantes les vale, y al dicente (a tenor de su experiencia) le ocurre, le reconforta, ayuda y necesita. Aunque tres cuartas partes pertenezcan “al retablo de la espera con ilusión”. Quizá lo mas amargo de esa espera, sea ver como sumamos años, lo que se traduce en sufrimiento, porque el tiempo vital se marchita.

Por ello, y para no sufrir, quieres alejarlo de tu vida. Buscas no amar con todo lo que da tu ser, con toda intensidad. Tratas de no soñarla, (cada sueño ese amor diferente, porque con todas sueñas y esa es otra prueba). Tratas de no recordar, de no buscar, de no encontrarte con… y sabe ¡DIOS! ¿hasta de odiar?. Pero es imposible, solo en tu pensamiento están. Te las encuentras, esperas verlas con impaciencia, ruegas porque estén bien… y de diversas maneras indicas que nunca olvidarás. Das gracias porque está a tu lado, das gracias por mantenerse “así”. Por darte la ilusión de vivir ese amor con un sentimiento tan irrepetible y a la vez noble. Y por supuesto sabes que nunca odiarás, porque cada día que pasa, amas con mayor intensidad... sabes que el tiempo vuela y te resistes a aceptarlo… y echas mas de menos.

Con la inocencia que da el amar a alguien en concreto, no me reprocho a mi mismo el estarlo de esa persona que no esta enamorada, que no corresponde... que vive ajena al sentimiento. Entiendo que no hay nada malo. Que no hay nada malo conmigo. Es simplemente, que el amor no eligió descansar en el corazón de la otra persona, o lo tiene ocupado y no le cabe nadie más, o está en ese altar y no lo sabrá. Al igual que cuando alguien está enamorado de ti, y tú no lo amas... Te sientes honrado de que el amor vino y tocó a tu puerta… pero dulcemente tienes que rechazar el regalo, porque es algo que mas tarde no puedes devolver.

En un mundo en donde la separación de los matrimonios esta a la orden del día, puede ser difícil creer que existan personas que ni siquiera el paso del tiempo o la adversidad pudieran mellar ese sentimiento. Algunos lo llaman su alma gemela, otras su otra parte, su complemento… lo realmente importante es que son el uno para el otro. No se trata de ser un esposo perfecto (o perfecta esposa), es que día a día, de lo que se trata es de ser la mejor persona para su pareja (¿Que entiendo con ser cada día la mejor persona para tu pareja?). Hasta aquí está claro que se puede entender la reflexión, cuando hablamos de dos. Pero… había empezado ésta tercera parte hablando del “multiamor”, ¿se puede dar? , cada uno somos un mundo, cada persona tiene una capacidad de aguante diferente, en cada faceta, una fuerza mental diferente, una concentración diferente… y hoy día ya no me ,sorprende casi nada. El haber visto y experimentado tantas cosas, me dice, me demuestra que todo es posible… si realmente estamos predispuestos.

De todo lo anterior nos podemos ir planteando infinidad de nuevas preguntas, como por ejemplo: ¿ pero... con todas hay sexo ?, (con lo que cansa eso) jejejejeje, la respuesta en otra entrega.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

LA PUTA HILARIA ( 2ª parte )

El que sí resultó tocado, en cuerpo y alma, fué D. Frasquito que hubo necesidad de agotar toda su existencia de sales para no sufrir un inferto, ante la posibilidad de que le birlasen tan preciada presa, en su ausencia, Eso, nunca!....
Más pomposo que nunca, vestido con sus mejores galas, apareció en la taberna, dispuesto a asestar el golpe definitivo a su conquista. Su velador, como siempre, lo esperaba vacío, deferencia del resto de los parroquianos que, de esa forma, demostraban su respeto y agradecimiento por las muchas invitaciones recibidas.
-- Hola, D. Frasquito. Cómo lo eché de menos el domingo por la tarde...
-- Pero criatura, cómo quieres que vaya al baile? No es que no me respondan las piernas y el corazón, pero no creo estuviera bien visto, dada mi edad...
-- Pues mire, le estuve esperando, pero, claro, al ver que no llegaba, no tuve más remedio que atender a otros clientes que me reclamaban.
Sabía que no podía ser de otra forma, se recriminaba D. Frasquito por su falta de confianza.
-- Bueno, Ily, no te preocupes, yo comprendo que te debes al negocio.
-- Sí, pero ya sabe que, estando usted aquí, para mí no existe otro hombre al que atender...
-- Anda, zalamera, atiende al personal que, hoy, cuando cierres, te tengo una sorpresa reservada.
-- Ay, D. Frasquito! Qué bueno es usted conmigo...
-- Bueno, Ily, aquí, en la taberna, ya sabes, para evitar comentarios y habladurías, llamamé D. Frasquito, pero, entre tú y yo, en privado, me puedes llamar Frasquito a secas...
Dicho lo cual, siguió la dama, con su contonéo habitual, moviéndose entre las mesas, entre roces y piropos de más que dudoso buen gusto, cruzando su mirada con la de Antonio, sentado al lado de la barra, con una complicidad para nada extraña.
Así discurrió la tarde, sin que el indiano se moviese de su velador, atento a cualquier movimiento de su amada. Fué llegado el momento del cierre, cuando el vetusto galán quemó toda su pólvora, al acercarse a la moza:
-- Esta noche, a eso de las once, te espero en mi casa.
-- Uy, D. Frasquito, cómo voy a ir a su casa a esas horas? No es que no lo desee con toda mi alma, pero se figura si alguien me ve? Qué sería de nuestra reputación?
-- Tranquila, niña, lo tengo todo pensado. Toma esta llave. Es la de la puertecilla que da a la parte trasera de la casa. En ese callejón oscuro, nadie te verá y, si te viere, callará por su propio interés, pues no creo que stuviera allí rezando precisamente.
La llave, como no podía ser de otra forma, voló directamente, de la mano del anciano, al "canalillo" generoso de la Ily.
Cuando el gallo cantaba, de amanecida, tan sigilosamente como había llegado, salía la moza de la mansión del indiano, con una bolsita con la que no había entrado y que, noche tras noche, llevaría consigo en su trasiego. Dentro, el pago, en forma de regalos, con que D. Frasquito obsequiaba a la hermosa Ily, por su fidelidad en el caméo, únicamente comparable a su prudencia en el trato ante extraños.
Cómo no, Antonio, el joven veterinario, al tanto de todo el tejemaneje, aprovechaba, con la excusa de servir como tapadera y disfrutaba de los favores de la tabernera que salía de la casa de D. Frasquito más arrebolada que satisfecha.
Los días y, más bien, las noches, fueron pasando, engordando la alcancía de ily, en la misma proporción que disminuía la cuenta de Frasquito, al que ya llamaba de tal guisa, tanto en público como en privado. Tampoco escondía sus escarcéos con Antonio, porque, llegado el momento, había acumulado tánta riqueza, que se podía permitir el lujo de vivir su vida sin recatos.
Con tanto trote, la salud de Frasquito se fué quebrantando; pero, era tal el empeño que tenía con su querida Ily, que no se daba cuenta de que, no solo se le escapaba la vida, si no, también, toda su hacienda, quedando reducida a la casa en que vivía y de la que pronto sería desahuciado, para hacer frente a las numerosas deudas, contraídas para calmar las exigencias que, día a día, su querida que no amada Ily, le requería.
Y ese nefasto día llegó, cómo no, en forma de mandato judicial. De nada sirvieron súplicas, llantos y amenazas; el dasahucio se debía producir al día siguiente.
Llamada que fué Ily, con urgencia, su amada, su querida, dió la callada por respuesta. El anciano, con lo puesto, hubo de ser sacado, por la fuerza, de su estancia y recluído en un manicomio.
Es hoy el día en que, despues de tantos años, todavía se oye, al pasar por el viejo hospital, gritar al loco anciano, como si de voz de ultratumba se tratara: "mecagüen la puta Hilariaaaaaaaaaaaaaa!

martes, 31 de agosto de 2010

SEXUALMENTE... QUIERO DECIR, SIEMPRE EN MI MENTE



Un día, de esos cualquiera en el que el aburrimiento es la nota predominante, me pongo a pensar en clave sexual.
En las fantasías sexuales que todo ser humano tiene en su imaginación (aunque haya mucha mojigata que diga, uhhhhh yo eso... ni pensarlo) una porra, esas son las peores o las mejores, según se mire, que esas luego en la cama dan mucho juego.
Pero cúantos cumpliremos o hemos cumplido nuestras fantasías, yo no desde luego, y a mis treinta y muuuchos casi cuarenta, pienso que no me tengo que morir sin realizar alguna. No es que tenga muchas la verdad, pero alguna si que tengo y esa algún día la cumpliré (hablo en singular porque al final con una que cumpla me daré por satisfecha), claro que mi satisfacción será desmedida si encima doy con las personas adecuadas, con personas competentes, esas personas que te saben llevar a territorios desconocidos y que en un orgasmo, de esos que te tiemblan hasta los párpados, puedes tocar el cielo y encontrar placeres insospechados.
Nuestra imaginación dá mucho juego, el problema es que los tabues, los condicionamientos sociales o la "puta" conciencia como dice una amiga mía, nos cohartan la libertad sexual.
Igual tambien esa limitación nos viene bien, porque si no¡¡¡¡¡ esto sería el puteo numero uno .
Pero que felices seríamos¡¡¡¡¡

lunes, 30 de agosto de 2010

LA PUTA HILARIA

LA PUTA HILARIA (1ª parte)

Ancha de trancas, generosa de ubre y andar rústico. Tea tramontana y mirada ligeramente pitarrosa, resto, sin duda, de largas noches al desvelo, entre jaras y matojos de la Casa de Campo de Madrid, donde, sin duda, en sus buenos tiempos, retozó hasta el agotamiento.
Así, de la noche a la mañana, más bien entre dos luces, apareció, de la mano del Lucas, el tabernero, la Hilaria, en Tarabilla.
No se sabe de dónde se sacó una hermana fantasma, de la que nadie, en el pueblo, le había oído hablar. Pero lo cierto es que allí estaba, con la que, en adelante, sería su sobrina.
La historia era sencilla. La moza, a la sazón cercana a la treintena, vivía, con su madre, en la capital. Al fallecer ésta, huérfana de buhardilla, cansada de restregones sudorosos y harta de pinchazos de penicilina, decidió que su carrera, como puta capitalina, había terminado; que sería beneficioso saborear la vida del campo y, por qué no, de dónde venía el dicho de "como puta por rastrojo"?
Tarabilla, pueblo pequeño y hacendoso de La Mancha, no podía permanecer ajeno a las idas y venidas de sus habitantes y, mucho menos, si se trataba de un forastero.
El bar del Lucas "El Rejas" notó, sensiblemente, la afluencia de clientes, máxime, cuando corrió la noticia de que el viejo cascarrabias ya no andaba detrás de la barra. Era Ily, como le gustaba que la llamaran y no Hilaria, nombre de guerra que quería conservar de su anterior vida, quien, con más garbo que acierto, se movía, como pez en el agua, entre las mesas, permitiendo ligeros roces de bragueta que elevaban la temperatura ambiental del local y hacían olvidar los pequeños defectos en el servicio, fruto de la inexperiencia en tal cometido. Como la disculpaba el respetable: "nadie nace aprendío!"
Los días pasaban apacibles en Tarabilla. Ily, cada vez más integrada, había entrado ya en esa fase en la que conocía a sus clientes, prácticamente todo el pueblo, por sus nombres o apodos. Con todos se comportraba de forma afable y cariñosa, permitiéndoles ciertas pequeñas licencias, pero manteniendo siempre la distancia necesaria para evitar compromisos.
Como era de esperar, las "fuerzas vivas" de Tarabilla, no podían ser ajenas al revuelo que la llegada de Ily había levantado en el, hasta ahora, tranquilo pueblo.
D. Modesto, el cura, no pudo por menos que fruncir el ceño cuando supo de la existencia de la vital tabernera. D. Juan, el boticario, como buen comerciante, vió en Ily una nueva clienta, sin más. En cuanto al médico, D. Luis, recién casado él, bastante tenía con el doble trabajo de cuidar de la salud vecinal y de cumplir como nuevo esposo. Solo el joven veterinario, Antonio, como a él le gustaba le llamasen, ajeno de cargas familiares y de escrúpulos de conciencia, vió en Ily una futura conquista.
Pero hete aquí que, en Tarabilla, un viejo hacendado, llegado de Las Indias, forrado de oro hasta las cejas y carne de ama de llaves, cosa rara en él, comenzó a frecuentar la taberna, haciendo ostentación de su riqueza, llegando, ante el asombro de propios y extraños, a dispensar invitaciones a unos y a otros, intentando ganarse la atención de la joven dependienta que, a su vez, no hacía nada por disimular su asombro ante tal derroche. La hermosa cadena de oro que cruzaba su oronda panza, sujetando el pesado reloj del mismo metal, era suficiente credencial acreditativa de su poderío económico.
Fácil presa, pensó D. Frasquito, que así se hacía llamar.
Fácil presa, atinó a murmurar la Ily, que vió una buena forma de enriquecerse con premura.
Asi, con zalameras sonrisas, guiños picarescos, ligeros pellizcos consentidos y gestos de complicidad, día a día, fué D. Frasquito cayendo en la tupida red que, tan ladinamente, le iba tendiendo la reconvertida cortesana, pensando, a su vez, que era él quien la "llevaba al huerto".
Quiso la fortuna, buena o mala, pero siempre buscada, que, por aquel entonces, apareciera Antonio en la vida de Ily, con motivo del baile dominical que, invariablemente, se celebraba en un corral, anejo a la taberna.
Ante el general jolgorio de los asistentes, Antoio e Ily bailaron alegres hasta la extenuación, habiendo quien comentó: "no hacen mala pareja"..., algo que no entraba en los cálculos de ninguno de ellos que, jóvenes, solo pensaban en su propio divertimento.
Como no podía ser menos, la noticia corrió como la pólvora. D. Modesto, mosqueado ante tal demostración de desfachatez mundana, pensó en recriminar, seriamente, a Antonio su conducta, aún a sabiendas de que de nada serviría su sermón en el desierto.
(continuará..