viernes, 29 de octubre de 2010

Nuestra vida



En el caminar de nuestra vida,vamos cambiando según vivencias que nos moldean y maduran... todos ascendemos como subiendo peldaños.
En esa ascensión, en la que cada uno va a "su marcha", subes o deseas subir con todo "tu mundo", las personas que son importantes para cada cual... (novi@, espos@, amig@, etc) de las que vas cogidos de la mano. Imagina... que subes una escalera. Imagina ahora, que uno de los dos cambia de escalón, por ejemplo tu mism@.

Mientras estáis en el mismo peldaño todo es perfecto, cómodo, porque estás a la misma altura, porque no hay nada forzado. Pero de pronto, tú subes un escalón y la otra persona no. Esa persona prefiere mantenerse donde estaba inicialmente. No hay problema, todavía es fácil estar cogidos de las manos.

Pero tú subes un escalón mas, y esa persona se niega a hacerlo. Ya las manos empiezan a estirarse y no es tan cómodo como al principio. Subes un escalón mas y… el tirón es fuerte. Ya no todo es comodidad. Empiezas a sentir que te frena en tu avance. Pero quieres que esa persona suba contigo para no perderla.

Cada persona "caminamos" a nuestro ritmo, y desafortunadamente para la otra persona no ha llegado el momento de avanzar, así que se mantiene en su posición inicial. Subes un escalón mas, y ahí si que es muy difícil mantenerte unido. Te duele y mucho. Luchas entre tu deseo de que esa persona suba para no perderla…. Pero no puedes ni quieres bajar tú mismo de nivel. (En éste punto de madurez, es cuando eres consciente, de que paso que has dado por voluntad propia hacia adelante, no debe ser desandado por imposición del otro).

En un nuevo movimiento hacia arriba, viene lo inevitable y… se sueltan las manos. Puedes quedarte ahí y llorar. Patalear tratando de convencerle de que te siga y te acompañe. Puedes incluso ir contra todo tu ser y tu mism@ bajar de nivel con tal de no perderle. Pero después de esa ruptura en el lazo… ya nada es igual, así que por mas doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer mas que seguir avanzando y esperar que algún día, volváis a estar al mismo nivel.

Con esta metáfora tan escueta se resume el proceso de cuando inicias tu camino de crecimiento interior. En ese "camimar", puedes perder muchas cosas: pareja, amigos, trabajos, pertenencias, todo lo que ya no coincide física o psíquicamente con quien “te estas convirtiendo”, simplemente hay cosas que no “caben” en el nivel al que estas accediendo.

Puedes pelearte con la vida entera, negar la evidencia, pero el proceso es así. El crecimiento personal es eso: personal, individual, y no en grupo. Tu deseo es, que los que están a “tu lado” sigan contigo, pero…
Puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho más que tú, pero es importante que seas consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.

Llega un momento, en la escalera de cada uno hacia esa madurez, en que puedes quedarte sol@ un tiempo y … duele. Claro que duele, y mucho. Pero luego, conforme vas avanzando, te vas encontrando en esos peldaños con personas mucho mas afines a tí. Personas que gracias a su propio proceso, están en el mismo escalón que tú y que si tu sigues avanzando, y ellos también, van a ir coincidiendo contigo en la vida en éstas fases.

En esos niveles de avance ya no hay dolor, ni apego, ni sufrimiento. Hay amor, comprensión, respeto absoluto...

Asi es nuestra vida amig@s. Una infinita subida escalonada, también con rellanos, pero donde estarás en cada momento y tendrás mas afinidad con las personas con las que vayas coincidiendo en el mismo nivel que tú y si alguien cambia… las relaciones pueden variar. Los que sigan próximos, pero en diferente peldaño, estarán en otra sintonía.

A todos nos ha costado a veces soltarnos. Algún familiar, amigos, etc. y seguía mirando para atrás, esperando... Y el milagro apareció, unas veces con el cambio de escalón del otro… otras no de esa manera. Apareció bajo otros nombres, otros cuerpos, otras cosas. Se pierde a alguien, pero se gana a otros. Dejas un trabajo y ahora tengo otro y con oportunidades de tener mas de lo que soñé alguna vez. Te deshaces del coche que… y ahora tienes el coche que querías. Pierdes a una pareja al/ala que seguro amabas o al menos lo creías así, para darte cuenta… que ahora tienes en este momento de la vida, lo que ni siquiera podías soñar hace unos cuantos años.

Cada pérdida, cada cosa que sale… es porque así tiene que ser. Déjales ir y prepárate para lo que llega a tu vida. Sigue avanzando y confía, porque la escalera es mágica. Simplemente… revisa tu vida y lo comprobarás por ti mism@.

¿¿¿Verdad que hoy en día, puedes entender por qué nos encontramos con diferentes personas a lo largo de la vida y por qué otras se quedan atrás???.

5 comentarios:

Lola dijo...

"no se puede forzar nada en esta vida" es mejor dejar que todo siga su ritmo natural y ser capaz de entenderlo aunque a veces duela... Gracias por la entrada, me ha encantado

Jose Fco. Delgado Abad dijo...

La vida ha de vivirla cada uno como pueda pero ha de apreciarla, a su ritmo, tratar de crear esos momentos buenos que tanto deseamos.

José Ramón dijo...

Muy buenos trabajos en este blogs

Un cordial saludo de…
Abstracción textos y Reflexión.

Anónimo dijo...

PRECIOSISIMO RELATO DE NUESTRA EXISTENCIAS, ME HIZE VUESTRA SEGUIDORA. UN BESIN.
XIANA DEL BOSQUE

Anónimo dijo...

Hola¡¡¡
mi enhorabuena a la persona que haya colgado el video,es fantastico,y una muy buena definicion del relato de nuestra vida...un saludo....

La Princesa Desencantada....