lunes, 18 de octubre de 2010

CONVIVENCIA y DESEO SON... INCOMPATIBLES




Los estudiosos e investigadores han comprobado, desde la psicología a la fisiología, desde la sociología a la medicina, que la convivencia es uno de los factores más trascendentes, no sólo para el bienestar y la felicidad, sino para el sostenimiento de la salud total. Los enfoques psicosomáticos y holísticos, no tienen sobre esto, ninguna duda

Demasiado aburrido y yo tengo muchas dudas.
No voy a analizar la convivencia como tal, pues no pongo en duda todos esos análisis, psicológicos y psico no se qué, que dicen... que la convivencia nos hace mas felices, voy a ir por otros derroteros, me refiero a la convivencia y el sexo.

La convivencia es capaz de arruinar el deseo sexual de cualquier pareja.
La convivencia, no siempre, es radicalmente incompatible con el deseo sexual. Cuando pasas muchos años con la misma persona descubres tal y como es realmente, descubres la forma mas primitiva que tiene de hacer las cosas.

Cuando estamos en fase enamoramiento, no hay defectos posibles en esa persona que te tiene trastornada, no ves mas allá de el. Todo, todo, gira a su alrededor, no tiene defectos, todo son virtudes, todo es deseo... cada uno se va a su casa, esa es la cuestión.
Cuando estás enamorada, pero no convives, estás deseando convivir, cuando convives estás deseando salir corriendo, necesitamos nuestro espacio, que nos lo ha robado ese tio que hace ya muchos años conociste de buen rollito.
Al principio, cuando empiezas la convivencia y ves que ronca, no le dás importancia, piensas... está costipado pobrecito ya se le pasará. Error, cada vez ronca mas y piensas... lo estrangulo y si eso que me lleven a la carcel.
Luego viene el simple hecho de ir a hacer pis. Al principio cuando empiezas ellos van y suben las dos tapas de la taza y apuntan bien para que nada se salga fuera, luego terminan se la guardan y se lavan las manos, que tio mas limpio, ahhhh pero luego viene el olvido, se les olvida bajar la tapa y tirar de la cadena y despues descubres con el paso de los años que ya no apunta bien y vas tu y lo limpias o meas haciendo equilibrios y lo más trágico es cuando en mitad de la acción va y se tira un pedo, acompañado de alguna frase graciosa como ¡¡ toma yá !! despues se la guarda y se limpia las manos en el pantalón y te dice... "churri un beso que me voy a currar". En ese momento trágico... tienes que dejar esa relación ya no puedes salvarla, todo lo que llegue despues será peor.



La convivencia es la muerte del deseo pero con cada nueva relación pensamos que será difente y noooo, la historia se repetira una y mil veces.
Hasta que creemos encontrar al hombre de nuestra vida, porque un reloj biológico nos dice que queremos un bebé y vas y te quedas embarazada y parimos un bebé precioso o no tan precioso y nos metemos en un mundo de lloros, pañales, cremas, biberones etc... sin contar las otras cremas para las estrias para la celulitis para esos kilos que se te han quedado alrededor de tu cintura para toda la vida, y la única explicación que tienes cuando ves a tus amigas solteras delgadísimas, es decirles que te has puesto botox alrededor de la cintura, porque en los labios no te apetecía.
Y con ese ir y venir de pañales y cremas y todo lo demás el deseo se quedó ya no sabes dónde.

Pero es lo que hay, tu te adaptas a una forma de vida. Con los años te acostumbras y piensas: joer, dónde voy yo ahora a buscar a otro que al final va a ser peor que este, total a este ya lo conozco.

Toda mujer debería tener un marido en casa y dos amantes, uno cerca y otro lejos, al final al que más de menos echaría sería al que más lejos estuviera.

Este post lo he escrito en femenino, pero... igualmete podría valer para masculino, o qué os pensabais, ¿que nosotras no tenemos nuestras cositas ???????.

7 comentarios:

~ Silvarion ~ dijo...

Debo comenzar con una sonora carcajada, pues la descripción encaja con sus variaciones en cualquier pareja del mundo, creo yo.

Pero para darle algo de seriedad al asunto, creo la convivencia puede ser de lo mejor si decidimos ser auténticos desde el principio. Mostrarnos como somos y no como creemos que la otra persona quiere que seamos. ¿Difícil? Tal vez. ¿Imposible? Para nada. Y me dirán: ¡Pero así no vas a atraer a nadie!!! Y les diré: Por lo menos a nadie que no me vaya a querer tal cual soy.

La convivencia no debe ser un esfuerzo denodado por agradarle a alguien, todo lo contrario, debe ser natural y relajante.

Sí, sí... Claro que habrán puntos de desencuentro, pero todo es negociable, no creen?

Jose Fco. Delgado Abad dijo...

El ser humano es muy complicado y cada cual tiene su mundo, a quienes en pareja saben sacrificar unas cosas por otras, quienes tienen otros objetivos comunes interesantes, y y hay quien no tiene nada de eso, comparten la vida alegremente pero con carencias derivadas de los sacrificios que no peuden hacer. Entonces se busca algo en otro lado.

Lola dijo...

Ser uno mismo y dejarse de conformismos creo que es más certero. Convivencia-deseo-pasión pueden ser un coctel perfecto y duradero en la pareja siempre y cuando sepamos como combinarlo. Y si tiene varias mezclas mejor que mejor.

Gloria dijo...

Siiii....!!!!

Con 42 años de convivencia que voy a decirrrr!!!!

Cordialmente.
Gloria

João Bosco Maia dijo...

EStive por aqui já e cá estou novamente. Belo espaço de propragação da arte, do pensamento...
Te convido a conhecer meus romances. Três deles estão disponíveis para serem baixados em formato PDF. Boa leitura e um grande abraço do lado de cá do Atlântico.
João Bosco Maia
Santa Isabel do Pará - Brasil

Calu dijo...

mmmm... interesante punto de vista. Yo creo que la mayoría de las personas renuncian a sus proyectos personales por la seguridad de la convivencia. En mis casi 10 años de relación he vivido sola por ratos, viajado, explorado y alcanzado lo que he soñado. Afortunadamente mi pareja ha apoyado directa o indirectamente cada uno de estos proyectos. Y eso me hace sentir renovada y poder compartir esa energía con la relación es grandioso. El deseo para por ciclos que considero normales.
No estoy de acuerdo con Eva que plantea que quienes buscan el deseo por fuera de la pareja son personas sin ideales. La monogamia no es la única forma de relacionarnos, es una de muchas y el nivel espiritual de los seres humanos no está determinado por el número de personas con las que comparten su lecho.
Estoy a favor de la exploración transparente y sincera dentro y fuera de la pareja. Claro que se corren riesgos pero la vida solo puede vivirse corriendo riesgos, de lo contrario no vale la pena en mi opinión. Adelante mujeres que el deseo en un@ amante esperándonos ansios@.

Nicolàs y Graciela dijo...

Buenìsimo!! Una profunda reflexiòn matizada con mucho sentido del humor y fina ironìa.
Lo disfrutè enormemente
Graciela