lunes, 13 de diciembre de 2010

DESILUSIONES


Los reyes magos... la primera desilusión que tenemos las mujeres, la segunda los príncipes azules y después viene ya todo rodado.

Cuando descubres en tu santa inocencia que esos super señores con barba y camellos que van cargados de juguetes, aunque para ti no trajeran demasiados dado que estamos hablando de hace ya taitantos y en aquellos años tampoco había tanto juguete mega guay de ultima generación que no sabemos ni pronunciar, bueno el caso es.... que cuando descubres que esos santos hombres, porque para mí eran eso unos santos, quién sino te iba a traer en pleno invierno, con una temperatura bajo cero y de noche ¡¡¡regalos!!!!... santos sin duda, pues bien, cuando descubres que son TUS PADRES, quieres desmayarte, no por nada sino porque piensas el ridículo que has hecho creyéndote todas las mentiras que te contaban... eras tan feliz. Cada vez que me acuerdo, se me ponen los pelos de punta.
Esa es la primera desilusión y el amargo descubrimiento de la mentira. Después cuando ya sabes quienes son esos hombres de los camellos crees que ya sabes todo... ilusas, es sólo el comienzo de una desilusión detrás de otra.

Después vienen los príncipes azules. Nos ponen ciegas a películas de princesas y luego estamos atontadas pensando que el príncipe azul va a llamar a nuestra puerta y con un ramo de rosas rojas. Y el tío mas guapo del mundo nos va a subir a su cochazo de lujo y nos va a llevar a una isla privada, pero ni tú eres la Julia Roberts en pretty woman ni richard gere va a llamar a tu puerta. Pero que ilusas ¡¡¡señor¡¡¡.
Y toda la culpa es de la tele. Como he dicho antes, nos ponen ciegas a pelis de amor, tipo la pretty o la cenicienta o blancanieves o titanic. Pero a quién se le ocurre pensar que tu pareja si se hunde el barco te va a salvar la vida... el salvavidas se lo quedaría él y saldría corriendo antes de que tú te dieras cuenta. Ojo no estoy diciendo que no existan los príncipes azules, solo digo ¡¡¡¡¡ NO EXISTEN LOS PRÍNCIPES .... DA IGUAL EL COLOR!!!!.

Luego, te llega la desilusión del parto, joder, te venden la moto del parto maravilloso, de la cosa mas bonita del mundo, de yo qué sé cuantas cosas más. Madre mía, cómo pude ser algo maravilloso si lo único que piensas cuando pares es que te vas a morir y, después del parto... te lo pintan tan boniiito. Y resulta que cuando te dan esa cosita tan pequeña, arrugada y llorona, piensas: y ahora qué hago yo con esto???. Pues no haces nada, solo te vas a casa condolida porque te han dado puntos en tus partes más intimas, con las tetas a reventar y con una tripa que piensas que todavía tienes otro dentro. Pero no pasa nada, un hijo hace que tu pareja y tú os unáis más, y una mi.... un bebé siempre separa y mucho.

Que desilusiones mas grandes tenemos en la vida, con los hombres es lo más, porque con un hijo, al final ni te acuerdas de los dolores porque es tu hijo, lo matarías cuando están en plena pubertad, pero lo dejas porque es la vida.
Pero y los hombres... ese tema es largo y duro como la vida misma, te enamoras primera desilusión cuando te das cuenta que el tío que te hizo marearte de placer ahora es un señor que miras y piensas, qué hago yo con este, ¿antes era así?, pues sí era así, pero tú atontada, no lo veías, luego conoces otro y otro y otro más y al final es más de lo mismo, te casas y te buscas un amante... y crees que vas a ser la reina de los mares, la reina destronada porque al final tu amante (que tampoco era gran cosa) se busca una sirena de 20 años y te quedas sin trono, sin príncipe y sin "na de na".
Otras de las grandes desilusiones, son los amigos, o esos que creías amigos hasta que comprendes que solo son personas que han estado contigo cuando no las has necesitado pero que eran simplemente eso... personas que pasaron por tu vida.
Qué se le va hacer¡¡¡

Es la vida misma, la felicidad es el privilegio de ser bien engañado. Soñar no es gratis, lo que cuesta son grandes desilusiones, y lo que nos hace ser mas fuertes y mas listos son esas desilusiones que al final tanto nos enseñan.
La vida no merece la pena sin esas desilusiones, sin eso, al final no viviríamos la vida.

3 comentarios:

Princesa115 dijo...

La verdad es que desde las desilusiones son continuas desde que somos pequeños...
Pero sabes que te digo???? Que tenemos que vivir pensando en que la vida es maravillosa, con reyes o sin ellos, con principe azul o sin ellos, con maridos guay o sin ellos y con amantes interesantes o sin ellos.
Yo, primero yo y después yo y si queda algún espacio en mi vida lo dedicaré a ese YO QUE SOY YO.
Vivir, vivir y más vivir sin pensar en nada ni en nadie.

Un beso

Lola dijo...

Genial, me ha encantado, me has provocado la mayor de las carcajadas del día de hoy. muchas gracias jejejejeje

claudia dijo...

Pero ¿quien cree hoy en día en príncipes azules?