domingo, 19 de junio de 2011

Bruce Springsteen



No sé si os habíamos dicho lo locos que estamos por nuestro querido Bruce, ¡¡¡si es que el "regalo" adora a este monstruo!!!. Los tres, y mira que es difícil que coincidamos. Estamos locos por él, nos encanta su música.
El lado femenino de este trio tabernero, tuvimos la gran suerte de verlo en directo hace dos o tres años en Benidorm. Pasamos mucho calor, pero todo mereció la pena. Es un monstruo.

Hoy lamentamos la pérdida del saxofonista Clarence Clemons, de la The E Street Band, que casi siempre ha acompañado a Bruce. Mi oración va por tí, allí donde estés tendrán el privilegio de oirte.

7 comentarios:

Princesa115 dijo...

Como ya he dicho en otros blogs, era un monstruo del saxofón pero siempre actuaba en la sombra y su estupendo trabajo no ha sido valorado como correspondía, pero sin él nada hubiera sido igual.
Espero que estés bien y que el trabajo no te agobie.

Mil besos y una flor

MariluzGH dijo...

Amén

Mi canción favorita es Dancing in the dark ¡ese saxo es mágico!

abrazos, chic@s

Lola dijo...

Buen lunes, me habeis inspirado con esta entrada, os mando en un ratito una cosilla por si veis util mostrarla aqui. Un beso

Amber dijo...

Ohhhh, ¡me encanta el BOSS! Mi canción facorita es la de "Sad eyes", si bien hay tantísimas otras de él que me gustan por igual.

¡Gracias por compartir este vídeo! ¡Es genial!

Un muy fuerte y sentido abrazo, musical,

Ámber

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias te da esta asturiana amiga por acariciar nuestros sentidos con tan sublime belleza, un besin muy muy grande y felices vacaciones con todo mi cariño.

Princesa115 dijo...

Ya sé que el mes de Junio es espantoso para el trabajo, muchos líos, gente y demás atracciones....y nos tenemos que acostumbrar a currar con el calor.
Espero que en tus vacaciones lo pases genial, que disfrutes muchísimo y ante todo encuentres esa paz tan necesitada por todos.
Ahhh también mucho amor para poder caminar día a día.

Mil besos y una flor

Anónimo dijo...

Una noche fría y lluviosa de 1971, un hombre llegaba al Student Price Nueva Jersey. En ese Bar la puerta se abre y el viento la arranca dejando pasar al extraño. El silencio, recuerda Springsteen, se hizo en toda la sala y Clarence Clemons, un hombre de tamaño descomunal, llamó al camarero y le preguntó por ese tio del que todos hablaban. "Me han dicho que aquí toca Bruce Springsteen. ¿Dónde puedo encontrarlo?".
Springsteen se bajó del escenario y escuchó; "He venido para tocar contigo, para formar parte de tu banda." Saxofón en mano, tocó algo que a Springsteen dejó completamente embelesado. Desde aquel mismo instante, Bruce y Clarence fueron los mejores amigos de la historia de la música, comenzando así una de las carreras musicales más importantes de todos los tiempos desde aquel lejano 1971 hasta la actualidad.Tal era la debilidad que sentía por él que pidió que sólo ellos salieran en la portada del disco que lanzó a Springsteen al estrellato mundial, 'Born to run', en 1974. En dicha portada Bruce se apoya sobre el hombro del saxofonista, en la que para muchos es la mejor portada de todos los tiempos. Tras una vida musical plagada de éxitos, premios y reconocimientos, 'Big Man' arrastraba problemas físicos que afectaban a su columna y a ambas rodillas, imposibilitándolo al andar. El desgaste se pudo apreciar en los conciertos de 2008 y sobretodo en 2009, en los que en cada actuación Springsteen debía de acompañarlo hasta su sitio en el escenario. El 12 de junio Clarence sufría un derrame cerebral. Los primeros partes médicos presagiaban lo peor, pues era operado dos veces consecutivas para que no falleciera. Springsteen llamó uno por uno a todos los miembros de la banda y les dijo que estuvieran lo más cerca de Florida para que pudieran darle ánimos. Pero todo tiene su final.
En lo que a mi respecta, Bruce ha marcado sobremanera mi forma de ser. Recuerdo las noches de la adolescencia, cuando no quedaba nada por hacer, y unos amigos nos marchábamos a las afueras hartos de la rutina de las discotecas. Poníamos sus canciones en el equipo del coche, y dejábamos que hablara por nosotros.
Nunca hablé mucho, y en ocasiones la gente me decía oye, ¿te pasa algo? y en cuanto tenía la oportunidad les ponía las canciones de Bruce y les explicaba de que hablaba, y como las iterpretaba. El hecho de que nadie consiguiera hablarme como él, me hacía dejar que el mismo fuera también mi voz.
El colmo llega cuando mi hijo Guillermo nace el 23 de Septiembre, como Bruce.
Bien, lo he visto en directo 7 veces, 2 de ellas con la compañera rompeolas, y fueron experiencias inolvidables...me acordaba ahora como conseguiste colarnos al césped teniendo entradas de grada en el Bernabeu...y el calor que hacía en Benidorm apretujados, comiendo hielo y rezando para que lloviera.
Yo también tengo unas ganas locas de volver al redil, de donde nunca debí partir.


elcaminodelosarbolesmuertos