jueves, 21 de abril de 2011

Fábula del erizo.

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los erizos dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, justo los que ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.

10 comentarios:

dale calor dijo...

Bueno moraleja, el calor humano aunque a veces nos duela es vital para la inmensa mayoria.

saludos

http://dalecalor.blogspot.com

Princesa115 dijo...

Una bonita reflexión "regalo", preciosa y me encanta.
Esas espinas pueden herir, pero también pueden pedir perdón a cada herida que surja porque pienso que no se hace con mala intención. No es malo pedir perdón ni tampoco perdonar.
No hay personas perfectas todos tenemos nuestros defectos y muchos, pero es loable y meritorio aceptarnos tal como somos y que nos acepte nuestra pareja al igual que nosotros aceptarla a ella.

Mil besos y mi mejor sonrisa.

P.D._ Errar es humano no lo olvides....

Kamra dijo...

gracias por tu regalo

Muacs

*Luna dijo...

Muy buena leyenda tendriamos que aprender de ella
un beso corazon

María Beatriz dijo...

Muy buena enseñanza trae consigo la leyenda!

Gracias por compartirla
Besos

Lola dijo...

Que nos pueden hacer daño cierto es, pero estar alejados duele más.. muy buena leyenda. Gracias

Juanjo dijo...

Muy buena la fábula, noe staría mal que mucha gente la leyera a ver si miraba un poco por sí misma y los demás.

Un saludo, Juanjo.

rosscanaria dijo...

Muy real esta leyenda, el calor de los demás es más importante que las heridas, hay que qceptar a cada uno con sus defectos y virtudes.
Besotes,

Misón dijo...

Qué bonito! Y que verdad más grande. Hay que aprender a aceptar a los que te rodean con sus espinitas, eso incluso nos hace más fuertes, y más conscientes de nuestras propias espinas.
Siempre que vengo por aquí me voy con una sonrisa. Esta canción es especial para mi y mi pareja.
Un beso

Nuria L. Yágüez dijo...

Que bonito por Dios. El otro dia leí en un blog, "cuanto mas duras son las espinas, mas tierno es lo que proteje" ¿Y no lo es la amistad? ¿No es lo más tierno que eiste?