lunes, 21 de febrero de 2011

Beber o no...................


Me gusta la cerveza, no puedo remediarlo, no me acuerdo cuando empezé a beberla, pero desde muy joven. Siempre me ha sabido bien. Creo que beber una cañita a la hora justa es un puro placer, eso sí siempre acompañada de un pinchito, que en mi tierra lo ponen gratis y si además va acompañada de una buena conversación, entonces es para mi un momento mágico.

Esta es la parte buena de la historia. Es verdad que cuando la conversación se prolonga y vamos por la tercera cañita, la cabeza se me empieza a calentar y la boca también, es cuando me lo paso realmente bien, cuando me rio de todo, cuando no pasa por mi cabeza ningún complejo estúpido, cuando no me importa saludar a todo el mundo, cuando no me veo tan gorda ni tan feucha, cuando soy graciosa, etc. etc. etc. tambien es verdad que sé que esa es la última y hay que parar, pero.................

Es esto correcto?, no lo estoy diciendo en el sentido extricto de la moralidad, no, necesito beberme tres cañas, o dos cubatas para ser lo que quiero ser, la respuesta es NO, pero la respuesta es teoría, solo teoría. La cruda realidad es que a veces, (no siempre) lo he empleado como trampolín para hacer ciertas cosas que en estado normal no me hubiera atrevido. También puedo decir muy alto, que creo no haber hecho mucho el ridículo, exceptuando algún bailecillo que otro (soy patosilla)...


Amiga mía lo del beber es una cuestion complicada.
Eso de unas cañitas de vez en cuando está bien, siempre y cuando controles tu y no te controlen a tí. Yo me siento fatal cuando me paso de la raya, siento que ese ridículo del que tu hablas el que dices que desaparece para ti, es cuando yo lo
siento, cuando me empiezo a marear y pienso me voy a caer y estos se van a partir de la risa, porque una de las cosas malas que yo tengo cuando bebo es que me doy cuenta de todo, siento como me mareo, como me empieza a dar el sueño y me restriego los ojos, noto como el medio bote de rimel que me dí al salir de casa, queda adherido a mi mano, noto como se me descuelga el labio con la risa floja que me da y noto cómo mi ojo no deja de cerrarse imitando un guiño hacia ese chico mono que acaba de entrar y lo peor de todo es que pienso... "nena controla que el semáforo ya va del rojo sangre al rojo escarlata", pero yo erre que erre, digo: camarero pon otra ronda. Mi lengua se ha descontrolado y mi cerebro va mas despacio que ella.

Es cierto que con la bebida perdemos el pudor, que cuando nos pasamos de alcohol la cabeza no nos rige bien, y entonces es cuando vienen los errores.
Podemos cometer errores que nos van a perseguir durante bastante tiempo y lo digo por experiencia.
Cuando llevas ese puntillo "guay" dejas un poco de ser la persona que normalmente eres, pasas a ser otra persona y te atreves a hacer cosas que de normal no las harías. No digo ni que sea mejor ni peor, digo que esas cosas al final siempre pasan factura.
Imagina una cena de empresa, unos vinillos unas risas, unas miradas y al final una habitación de hotel, seguramente diremos... ideal. Eso sería lo ideal si al tio ese no lo vuelves a ver en toda la vida. Pero imagina que es el compañero que vas a estar viendo durante el resto de tu vida laboral, no sé cómo se come eso... Juan por favor, me puedes hacer unas fotocópias... y mientras piensas en como trabaja en la cama jajajjaja, no, beber es bueno pero controlando siempre que luego viene lo que viene y despues los lloros, los dolores de cabeza y el pensar en el ridículo que hemos hecho.
Salir de copas está muy bien pero siempre y cuando al final de la noche todos termineis con el mismo puntillo, porque como uno sea abstemio, la has cagado, el será el que os diga al dia siguiente el ridículo que hasbeis hecho y las chorradas que habeis dicho y eso jode lo que nadie sabe...
Qué anoche empinaste bien, cuando te caiste se te vio el tanga un poco, el chico ese que te miraba mucho al final calló pájara. Grrrrrrr, cuando bebais hacezlo con moderación, con tios buenos y sobre todo con el que os vayais que no lo volvais a ver en dos años como mínimo y sobre todo sobre todo... disfrutad de esas cañitas que tanto nos gustan.
Lo mejor que hay en esta vida son las cañas con los amigos.
salud.

Pues sí amigas mías, a mi también me gusta la cerveza (aliñada con un poco de gaseosa o limón si puede ser, aunque al final parezcas un globo), disfrutarla de buena compañía, en buena conversación, con la gente que quieres estar…
Pero vamos, que no solo la cerveza se presta a esos ratos tan agradables. Me vale también un guisky dulzón con naranja, o algún chupito en su momento, o ese vinillo cuando viene a cuento, o … .
Está claro que el mayor invento de la humanidad es la cerveza, bueno, acepto que la rueda también es un gran invento, pero no combina tanto con las gambas.
Vamos, que me encanta. Que soy yo también con tres de ellos (aunque también sirvan de trampolín para tomar decisiones atrevidas jejejej ), “dosis de valor” añadidas dirían en mi pueblo. O si no, que se lo expliquen a la vaquilla que cogí de los cuernos para “salvar” a un amigo que andaba bebido haciéndose el torero. Y es que hay mucho insensato que con dos copas de más, se tiran al ruedo…. El caso es que cuando acabó todo y en frio… me fallaban las piernas jejejejeje, pero no fue por esos vinillos de más.

Y es que tengo amigos de todo tipo, de los que dicen que beben para olvidarse del amor, y cosa curiosa, ahora dicen entender de política.

Otra cosa curiosa de tomarse unas cañas, es que cuando llevas unas cuantas hay palabra difíciles de decir (preliminar, etc), otras imposibles (constitución, etc) y otras que no diríamos nunca (lo siento, no eres mi tipo, etc).

Porque la teoría es solo teoría, aunque sea de la buena, para conocer a alguien de verdad, profundamente y sin tabúes, lo mejor es compartir unas cañas y llegar a pasarse con el número. Una conocida (astuta ella), me dijo hace bien poco que si quieres averiguar el verdadero yo de alguien, hay que emborracharlo.
Bueno, con esa reflexión os dejo, que he quedado para tomar una caña. Tendré que practicarlo con mi jefe, que en principio es bastante (imaginaros algo malísimo), aunque es el último en el mundo con el que me apetece Jejejejej
Irá esa caña también por vosotr@s.

10 comentarios:

Sea de la Mancha dijo...

Pues hoy mismo, pienso tomarme unas cañas a vuestra salud, Regalo. Unas cañicas brindando por los ratillos tan agradables que me haceis pasar.
Va por vosotr@s.

MariluzGH dijo...

Yo también soy cervecera y desde hace muchos años... tienes razón en todo y no voy a rebatir nada (no hay na'que rebatir) a fuerza de "experiencias" aprendí a decir 'no, gracias que tengo que conducir'... pero te cuento que yo sólo me atrevo a bailar sevillanas si mi cuerpo serrano lleva unas cañitas en sus venas... (sin ellas soy una percha, auténtica)

mmmmm no es hora pero ahora me bebería una bien fresquita jajajaja

beso

Princesa115 dijo...

A mí también me gusta la cervecita y especialmente a horas apetecibles...medio día o por la tarde_noche.
Antes no controlaba y me pasaba lo que suele ocurrir cuando estás piripi, pero ahora si sé controlar y conozco mi punto guay, después de ese punto me pongo malísima y lo paso fatal.
Pues en ese puntito guay es donde me quedo y así es cuando lo pasas genial. Ahhh en las comidas de empresas es cuando menos bebo porque después se va la lengua y todo se sabe.
Hay que controlar que ya no somos tan niñas, ehhhh???

Un beso y otro para los abstemios.

Misón dijo...

Voto por las tres cañitas y punto. Y si bebo más, menos mal que voy con mi marido, que ya no se asusta de verme un poco piripi, jejeje. Un beso.
Posdata: Si bebes no conduzcas.

Lola dijo...

Una buena cerveza siempre cae bien, he tardado en saber apreciarla pero me gustaaaaaaaaaaa Un beso

Andri Alba dijo...

Me gusta la cerveza, pero no aquello que digan qué bruto, cuánto me gusta, pero puedo compartir un par de cañas.

Un besote y gracias por seguirme.

Andri

El regalo de tu presencia dijo...

Aceptamos todas las invitaciones recibidas, este trio tabernero es agradecido y al mismo tiempo os invitamos nosotros, ejjejejej, a eso de la una por esta taberna que es vuestra casa.
Un besazo a todos.

nowise dijo...

La vida es coleccionar pequeños momentos de felicidad... que sabemos acaban, pero siempre estamos dispuestos a volver a repetir y ... superar.
Mis cañas de hoy van por vosotros.

Kamra dijo...

Soy kamra del blog mitrenmivida he venido por tu casa para agradecerte ante todo que sigas mi blog, y también para decirte que lo he cerrado debido a ciertos comentarios de gento no deseada y que por ese motivo he abierto otro al que me gustaria que vinieras la direcciòn es http://deseosyfantasiasdeluna.blogspot.com/
y el de danza es http://midanzamipasion.blogspot.com/

Espero verte por allí.
Besos de luna

Carmen Troncoso dijo...

Irse de copas, que tiempo tan bien empleado, salud por eso!!