lunes, 4 de marzo de 2013

Personas víricas

"Seguro que usted se ha visto alguna vez en esa situación en la que después de mantener una conversación con un amigo se ha sentido desolado, ha contemplado el mundo con más tristeza y menos entusiasmo que antes de empezar la conversación, o ha pensado: “Madre mía, a este amigo no le pasa nada bueno, siempre tiene una queja”. Y en situaciones extremas, ha escuchado el teléfono, ha visto el nombre de la llamada entrante y ha dejado de atenderlo porque sabe que esa persona, de alguna manera, le va a complicar la vida: le va a contar un nuevo problema o seguirá hablando de su monotema, por lo general con temática “desgracia”. La pregunta que uno se plantea siempre después de pasar un rato con las personas víricas es: “¿Y yo qué necesidad tengo de estar oyendo esto?”.


¿Quiénes son las personas víricas? Aquellas que llegan y le contagian de mal humor, de tristeza, de miedo, de envidia o cualquier otro tipo de emoción negativa que hasta ese momento no se había manifestado en su cuerpo. Es igual que un virus: llega, se expande, le hace sentir mal y cuando se aleja, poco a poco, usted recobra su estado natural y, con suerte, lo olvida.

El origen de la persona vírica puede ser variado: el mal genio, la envidia, la falta de consideración, el egoísmo, la estupidez o la falta de tacto. Lo importante es verse con recursos suficientes para protegerse del contagio. El mundo está lleno de personas víricas de diferentes tipologías, unas menos dañinas y otras malévolas que dejan memoria y cicatriz.

Víricos pasivos. En esta categoría incluyo a los victimistas, los que echan la culpa de todo su mal a los que tienen alrededor, nunca son responsables de lo malo que les ocurre porque son los demás o las circunstancias los que provocan su malestar. Si les escucha y a usted le va bien, llegará a sentirse mala persona por disfrutar de lo que los victimistas no tienen. Y no porque no tengan posibilidad de hacerlo, sino porque han aprendido a obtener la atención a través de la queja y eso es cómodo. Se sienten maltratados por la vida y abandonados de la suerte. Por supuesto, le hacen sentir mal a quien no les presta la atención de la que se creen merecedores. Con estas personas sufrirá el contagio del virus tristeza, frustración y apatía.

Víricos caraduras. Son los que siempre le pedirán favores, pero a la vez no son capaces de estar atentos a sus necesidades. No mantienen relaciones bidireccionales en las que entreguen tanto como reciben. Tiran de otros sin preguntarles si están bien, si necesitan ayuda, si les viene bien prestársela en ese momento. Son egoístas y egocéntricos, y en el momento en el que se deja de satisfacer sus necesidades comienza la crítica y el chantaje emocional. Con estas personas sufrirá el contagio del virus “siento que abusan de mí”, aprovechamiento y resignación.

Víricos criticones. Viven de vivir la vida de otros porque no les vale con la suya. Su vida es demasiado gris, aburrida o frustrante como para hablar de ella, así que destrozan todo lo que les rodea. No espere palabras de reconocimiento hacia los demás ni que hablen de forma positiva de nadie, porque el que a los demás les vaya bien, les potencia su frustración como personas. No saben competir si no es destruyendo al otro. Arrasan como Atila. Con estas personas sufrirá el contagio del virus desesperanza, vergüenza, incluso culpa si participa en la crítica. Y la culpa luego arrastra al virus del remordimiento.

Víricos con mala idea. Manténgalos bien lejos. Están resentidos con la vida, ya sea porque no han sido capaces de gestionar la suya o porque la suerte no les ha acompañado. Anticipan que las personas son interesadas y no esperan nada bueno de ellas. Todo lo interpretan de forma negativa, a todo el mundo le ven una mala intención. Viven en un constante ataque de ira, como si el mundo les debiera algo. No soportan que otros tengan éxito, esfuerzo y fuerza de voluntad, porque estas actitudes de superación les ningunean todavía más. Con estas personas sufrirá el contagio del virus indefensión, inseguridad, impotencia y ansiedad.

Víricos psicópatas. Para los que no lo sepan, no hace falta ser asesino en serie para ser un psicópata. El psicópata es aquel que inflige dolor a los demás sin sentir la menor culpabilidad, remordimiento y sin pasarlo mal. De estos hay muchos de guante blanco. Son los que humillan, faltan al respeto a propósito, pegan, amenazan y provocan que se sienta ridículo, menospreciado, y se cargan la autoestima. Ante ellos, salga corriendo, porque el que lo hace una vez, repite. Si le permite que le maltrate, usted terminará pensando que ese es el trato que merece. Con estas personas sufrirá el contagio del virus miedo y odio. Muy difícil de erradicar, perdura durante mucho tiempo en su memoria."  de EPS

Como dijo una vez Steinbeck, “La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria”

 

7 comentarios:

la quiltra dijo...

inevitablemente, se me vienen a la cabeza muchas personas y me doy cuenta porqué me han hecho daño... lo tendré presente para otra vez tomar distancia!!!

PULGACROFT dijo...

Qué interesante!! me quedo con el concepto éste.
Y qué cierto, hay personas que te absorben el buen humor hasta límites insospechados...¡vade retro!
Saludos!

Lenka dijo...

Personas víricas o tóxicas. Están por todas partes y hay que aprender a identificarlos y salir huyendo, por nuestro propio bien.

Pero, sobre todo, tenemos que tener mucho cuidado de no caer nosotros mismos en eso, porque acabaríamos siendo tóxicos para nosotros mismos y para los demás. Está muy bien saber usar herramientas para no convertirse en víctimas, pero sin olvidar que también podemos ser verdugos incluso sin darnos cuenta!!!

despistada2010 dijo...

muy bueno!!!!!generalmente las identifico, cuando me confunden y me contagian es cierto que tardo en curarme

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Te doy toda la razón. Cuando una persona nos viene a tirar su basura, bla, bla, bla, un día y otro, hemos de tener la valentía de decirles «Basta», en envenenan la vida con sus constantes quejas. Si ya les hemos dado nuestro consejo y no lo siguen, no perdamos nuestro tiempo.
Gracias, me ha gustado mucho tu post.
Con ternura
Sor.Cecilia

Kaken dijo...

Me ha encantado tu entrada, enhorabuena y gracias. Por cierto, mi madre es psicópata y rompí con ella hace tres años.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Personas de estas hay muchas, el truco está en deshacerse de ellas lo antes posible....y no convertirnos nosotros mismos en personas toxicas...por mi parte hace tiempo que dejé de escuchar los problemas de gente que no me aporta nada positivo...por que hasta de los problemas de los demas se puede aprender...por ejemplo...a no ser como ellos...un saludo..seguir así es genial el blog..
Princesadesenkantada...;))