jueves, 19 de mayo de 2011

La raiz del miedo



En una ocasión se le pidió a un filósofo muy respetado que explicara cuál era el mayor obstáculo que un ser humano tenía que superar para vencer sus miedos:

"El mayor obstáculo siempre es uno mismo".

El filósofo aseguró que un perro se lo había enseñado: "Paseando por la orilla de un río, vi a un perro que se moría de sed. El animal apenas se atrevía a acercarse al agua, pues cada vez que lo hacía confundía su propio reflejo con el de otro animal. Tenía tanto miedo a ser atacado que no paraba de ladrar y permanecía a metros de la orilla. Sin embargo, tal era su sed que finalmente se lanzó al agua. Y el otro perro, que era su obstáculo, desapareció.

Así fue, como al enfrentarse a su supuesto enemigo, aquel perro se venció a sí mismo."

2 comentarios:

Princesa115 dijo...

Hola "regalo". Pues me alegro de que hayas puesto este post pues uno de mis problemas es el miedo.
Sólo podemos superarlo enfretándonos a ellos; es fácil así sin más, lo malo es llevarlo a la práctica.
Aprender la lección es muy muy fácil pero el problema surge cuando intentamos ponerlo en marcha.
Quizás algun@s huímos o evitamos esos miedos para no enfrentarnos a ellos, a esto se le llama conducta de evitación, muy usada por muchas personas.
Te prometo que intentaré enfrentarme a ellos cuando sepa cuál de ellos me da más miedo.

Un beso y una flor

MariluzGH dijo...

Totalmente de acuerdo... precioso relato :)

Ayer publiqué precisamente -en mis puntos locos- una experiencia personal con el miedo

tres abrazos :)